El linyera que le enseño a Berta tiene nombre

Una de las anécdotas más curiosas del automovilismo le ocurrió a Oreste Berta en 1967 mientras probaba los Torino y un linyera misterioso que le solucionó el problema.

Hace algun tiempo, más precisamente el 16 de junio de 2017 publicabamos en carburando.com una curiosa en interesante anecdota, que contaba Oreste Berta en su libro, sobre la aparición de un linyera "Fantasma", que le solucionó una falla en uno de los torino en 1967.

El título de aquella nota decía: "Hace 50 años un linyera le enseñó a Berta".

Berta comentaba:

"Mientras pasaban las horas y continuábamos renegando con el problema sin solución, nuestra preocupación crecía y ya no teníamos siquiera la menor idea de por donde seguir buscándolo. Fue cuando sucedió "El Milagro". Un típico croto, de los que en esos tiempos era común encontrarse caminando por los caminos de la patria, con su palito y el correspondiente hatillo cargado al hombro, se acercó de repente al auto de Ternengo exclamando: "Oh Weber 45DCO". Esos eran, ni más ni menos, nuestros sofisticados carburadores que se utilizaban con exclusividad en autos de Fórmula 1, en los mejores autos Sport de aquella década y, ahora, en el Torino 380 w que poníamos ese fin de semana por primera vez en competencia. Ante mi más absoluta incredulidad por lo que estaba presenciando, el linyera que asomaba la cabeza dentro del motor, que había identificado correctamente los carburadores, había escuchado como fallaba el auto y dijo con total seguridad: "Tienen un centrador puesto al revés".

La situación era tan surrealista que las caras con las que nos miramos quienes estábamos alrededor del auto, además de atónitas, fueron de concordancia tácita para verificar si el diagnóstico que nos daba el destino podía tener o no verosimilitud. Desesperados como nos encontrábamos, no demoramos nada en revisarlo, y así era. El centrador estaba dado vuelta, lo colocamos en la posición correcta, probamos y funcionó perfecto. Pero para cuando todo esto sucedió, le "linyera milagroso" había desaparecido. Nunca más supimos nada de él.

Oreste Berta

Pero ese linyera fantasma tiene nombre.

Con  motivo de las carreras en San Nicolás tuvimos la oportunidad de compartir gratos momentos con amigos del Auto Club de alli, con Norberto Grufatt, ex piloto del Turismo Intencacional, con la Peña de Marcos Brugues, piloto del Top Race, y varios personajes de la zona que recordaban perfectamente aquella anécdota y también con nostalgia y dolor aquel accidente en el circuito de la siderurgia que se cobró la vida de Oscar Cabalén y su acompañante.

Entre esas historias alguién de la zona recordó que bajo el Puente de la Clemencia, vivía un linyera que recorría todos los campos de la zona , curiosamente por el camino donde Berta ensayaba con el Torino. Ese hombre de pocas ropas tenía una particularidad:

Agarraba un papel y dibujaba perfectamente motores de aviones, aviones, autos con llamativa facilidad dejanto con la boca abierta a todos los presentes por su sabiduría y su ductilidad con el lápiz. Algo inmpensado en un pobre hombre que no tenía casa y sin recursos y recorría las estancias para pedir alimentos.

Ese linyera se llamaba "Maroto" o algunos le decían Marote por su inteligencia.

Todos los veteranos que disfrutaban en su juventud de las carreras de TC por esos caminos coincidieron que aquel hombre, que sorprendió al "Mago", era este personaje que según dijeron había llegado desde Alemania escapando vaya a saber de que.!!! 

Nadie puede certificar que sea el gran "Marotto" pero es mucha casualidad no les parece???