El no bajar los brazos: "Fuerza" del Carmen

El equipo Falda del Carmen, que lidera Javier Ciabattari, volvió a los primeros planos de la mano de Marcelo Ciarrocchi. El secreto: La dedicación

Hay una frase que dice “la victoria siempre es algo posible para la persona que se rehúse a dejar de luchar”. Y si hay alguien que no acepta bajar los brazos es Javier Ciabattari y todo su grupo de trabajo. El equipo Falda del Carmen es un equipo que tiene mucho profesionalismo y que le pone mucho trabajo y pasión a todo lo que hace. En el Súper TC 2000 la estructura con sede en la provincia de Córdoba es consciente que le tiene que dar lucha a las grandes estructuras y fundamentalmente a los grandes presupuestos. Pero eso no le hace mella. Su objetivo, con lo que tiene, es desarrollar, es trabajar, es experimentar y es aprovechar momentos. Ciabattari es un acérrimo defensor del sistema de penalizaciones que tiene la categoría porque brinda oportunidades. Y es ahí donde se debe estar preparado.

Leer más: Pernía le puso garra, corazón y manejo

En Río Cuarto el Citroen de Marcelo Ciarrocchi se ubicó, luego de dichas penalizaciones, en los lugares de privilegios y no desentonó. Todo lo contrario. Pudo medirse y muy bien con el Renault ganador de Leo Pernía y con el Toyota de Matías Rossi que es el puntero del campeonato. El auto mantuvo un nivel muy bueno y la capacidad conductiva del cordobés le permitió arribar segundo en la carrera clasificatoria y ocupar el tercer escalón del podio en la final del domingo. Recordemos que en dicho escenario Ciarrochi y equipo habían ganado en ese autódromo en el 2019 cuando representaban a la marca de manera oficial.

Perseveras y triunfarás. Y eso es lo que está haciendo todo el grupo humano que compone el FDC. Ciabattari sabe que los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo. Si bien en nuestra actividad muchas veces el tiempo corre, y presiona, todo lo que hace el Team para aguantar y luchar nos lleva a modificarle el nombre. Ponerle “Fuerza” del Carmen.