El primer paso es el más difícil, pero fue muy positivo

El desafío era grande con tantos cambios. El público respondió, y se dio un paso muy firme en el nuevo camino de la "era turbo" del Súper TC2000.

Fueron muchas cosas nueva en un mismo fin de semana. Las expectativas crecieron con el correr de las horas y tuvieron su punto máximo ayer en Alta Gracia. Las modificaciones pensadas y planificadas para esta nueva etapa del Súper TC2000 con nuevos motores cumplieron su objetivo. Generaron un interés que hacía mucho tiempo no había en la categoría por el cambio de impulsores y por las modificaciones en los autos. También fue notorio cambio en el formato con una clasificación de boxes abiertos el sábado y la carrera con partida detenida del domingo, junto con la supresión de las penalizaciones tras 15 años de aplicarlas. Muchas variables que le dieron un perfil distinto a la fecha inicial de la "era turbo".

El respaldo del público en el autódromo de Alta Gracia fue la primera muestra para pensar que el proyecto estaba en funcionamiento en el camino correcto. La excitante clasificación del sábado lo corroboró. Se volvió con mucha acción en la pista pero también a las clasificaciones "pensadas" desde los boxes con la planificacion de cada estrategia. Los neumáticos han sido clave en el rendimiento de muchos modelos para la vuelta rápida, y con ello la adaptación del cada piloto en la administración de la potencia del motor con turbo y en el consumo del caucho. Todo en conjunto con los cambios aerodinámicos que mostraron un auto sin cargas delantera y con carga regulable atrás. Todas ecuaciones que llevará un tiempo para resolver en los equipos, aunque algunos ya comenzaron a sacar diferencias como se vió en el caso de Renault Sport con su aplastante resultado del fin de semana.

La categoría aprobó ampliamente su primer examen. Hubo puntos muy altos en su favor. Para ello bastará con recordar el clima que se vivió en la previa de la carrera con un marco imponente y los autos esperando en la grilla la largada con el sistema tradicional que debe decirse, generó algunas dudas con el funcionamiento del launch control en algunos autos.

Para el análisis mas frío hay que mirar la película más que la foto. Y si no, recordar lo que sucedió hace poco más de un año con aquel arranque preocupante de 2018 en Buenos Aies en lo que terminó siendo la última temporada de los V8, con sus problemas de confiabilidad, no muchos autos, y con poca fiesta en las tribunas. De aquello a esto de Alta Gracia hay muchas diferencias. Y todas a favor. 

Por supuesto que hay cuestiones que deberán mejorar para lo que viene. Las variables fundamentales en una categoría con motor genérico son la paridad y la confiabiliad. Sin esos dos pilares se hace cuesta arriba, como en la etapa anterior. La confiabilidad fue notable ya que no hubo ninguna deserción por problemas de motor y se alcanzó la meta máxima: llegaron todos. Nunca en la etapa del motor V8 había sucedido, aunque presentó más autos que los 17 de ayer (cifra que irá en aumento sostenido durante toda la tempotrada). Llegaron todos los autos que largaron y entonces la variable de la confiabilidad estuvo absolutamente lograda. Esto no significa que es asunto cerrado. Por el contrario que habrá que seguir trabajando en ese sentido para solucionar problemas con algunos que se detuvieron en la largada, por ejemplo.

El factor de la paridad también es clave. En este sentido hay muchas variables que entran en juego. Los motores básicamente son idénticos, pero los rendimientos y resultados fueron diferentes. Se vió una muy buena puesta a punto y adaptacion desde el inicio en Renault Sport y en Toyota Gazoo Racing y eso se confirmó en los resultados finales. Otros equipos tuvieron un rendimiento dispar. En el nuevo camino que se inició el trabajo previo se cumplió en los plazos en cada etapa. En el trabajo fino de puesta a punto de los autos, equipos y pilotos se podrá mejorar la paridad para que, por ejemplo, la linda pelea que se vió entre el Fiat de Mariano Werner y el Toyota de Matías Rossi se vea también en la punta y en la mayor parte de la carrera. 

La fecha inicial de Alta Gracia cerró con un balance muy positivo. Este fin de semana se dieron pasos muy grandes y firmes que le han cambiado la cara a la categoría. Un impulso que la puede revolucionar en la era de los motores turbo y con un espectáculo en pista que va a mejorar en el transcurso de las fechas. El mundo del automovilismo va en un camino, y ese camino ha tomado desde 2019 el Súper TC2000. Brindó una primera muestra importante y con buenos resultados. Ahora ya se sabe qué se ha visto en la pista, qué está bien y por dónde hay que seguir avanzando. 

La muestra de vitalidad que ha dado el Súper TC2000 en la primera fecha de 2019 es un inicio que invita a pensar en una buena temporada, sobre bases sólidas y con el respaldo de las terminales, pilotos y fundamentalmente del público. Y si bien falta mucho por recorrer,  los primeros pasos que son los mas dificiles se han dado con muchas certezas. Eso es alentador para lo que viene.