El regreso del automovilismo: Austria será una de las claves

La FIA pondrá en marcha sus protocolos para que la Fórmula 1 inicie en julio en Austria. Para Argentina podría ser un paso importante.

ANALISIS.- Se hace cuesta arriba. Estamos en la primera mitad de mayo y la cuarentena se prolongará, aunque con algunos matices diferenciales en varios lugares del país. Sigue la inactividad en las pistas y parece de otra dimensión temporal aquel último fin de semana de carreras del 14 y 15 de marzo. Tras los anuncios oficiales desde el 20 de marzo con el aislamiento obligatorio cambió todo.
 
Sin automovilismo, sin actividad en los talleres, sin viajes, sin emociones, con los autódromos cerrados o convertidos en hospitales de campaña, la vuelta a las carreras desespera. Hoy todo transcurre entre teorías, fechas y posibilidades que parecen ser más un fuerte deseo, antes que concreciones posibles.
 
Diego Mesa, director de la CDA del ACA es autor de una frase interesante que puede situar al automovilismo en su verdadero lugar en medio de la pandemia. Mesa dijo: "el tema no es cuándo volver, sino de qué manera volver". Se trata de una expresión que vale para todos los deportes profesionales que hoy claman por el regreso, algunos con mejores chances y otros, los juegos colectivos o de contacto, con posibilidades mas lejanas.
El Súper TC2000 tiene los protocolos terminados y presentados con el aval de la AAV y el ACA. Alejandro Levy, promotor de Top Race fue muy claro al reiterar que "hay que dejar los egos para sacar esta situación adelante" en referencia a lo que podría ser el "día cero", para iniciar el arranque de la temporada y su reorganización. La ACTC en las últimas horas emitió un comunicado apelando a la sensibilidad de quienes tienen que tomar decisiones acerca de la actividad, ya que el parate está afectando a "45.000 familias vinculadas a automovilismo de Argentina".  
 
La espera se hace larga y la inquietud por el regreso también. Los números se achican, los ingresos caen estrepitosamente o desaparecen, y las urgencias afloran. Es necesario empezar cuanto antes, en eso todos están de acuerdo. Pero hay que hacerlo de la mejor manera y con el mayor cuidado posible. De todos modos, hay que ser realista, por más ganas que se tengan para empezar y por más protocolos que se hagan, las decisiones pasarán por las autoridades políticas y sanitarias del país, y en todo caso por los Gobernadores de las provincias y hasta los Intendentes. Habrá que esperar que el sistema político y sanitario esté aceitado y en coherencia con las medidas que se tomen a nivel nacional y provincial, para que una vez establecidas las reglas de la "nueva normalidad", ver de qué manera el automovilismo se reorganiza y arranca.
El voluntarismo de querer correr ya, choca indefectiblemente con el realismo de la situación dinámica de la pandemia. Los tiempos son diferentes. ¿Quién puede saber a ciencia cierta, cuando será la fecha del fin de la cuarentena? 
Por eso, no queda otra alternativa que seguir esperado, y tener los protocolos aprobados y listos para ejecutar.
 
Siendo optimistas en el automovilismo existe una luz al final del tunel, y esa esperanza está puesta en el fin de semana del 3, 4, y 5 de julio cuando la Fórmula 1 inicie su temporada con el Gran Premio de Austria. Los protocolos deberán cumplirse, habrá estrictos controles, ensayos previos y la atenta supervisión de FIA y de las autoridades sanitarias de los países involucrados. Esa fecha, con esa carrera puede dar una primera idea concreta para saber de qué manera el automovilismo puede ponerse en  marcha. 
 
La FIA enviará protocolos globales a todos sus países miembros y cada país (cada Federación) deberá definir de acuerdo con su realidad. Por eso, de los resultados de la fecha de Austria podría depender gran parte del avance para el regreso en nuestro país. Será el primer paso, y la fecha clave a la que todos tendremos que esperar y observar.
 

¿Qué harán en Austria?

 Se realizarán estrictos tests del COVID-19 cada 48 horas y evitar cualquier contagio. "Uno de los desafíos logísticos es que todos se hagan test y sean autorizados a ingresar al paddock", explicó Ross Brawn. "Es bastante complicado al principio encontrar las carreras donde podamos controlar el entorno lo suficientemente bien".

"Austria se ajusta muy bien a esa ley. Tiene un aeropuerto local justo al lado del circuito, donde la gente puede alquilar aviones. No está demasiado cerca de una metrópoli, tiene una gran infraestructura a su alrededor".

"No habrá hospitalidad en los equipos, pero estará el servicio de catering que tiene el circuito. Básicamente podemos tener a todos dentro de ese entorno".

Brawn habló un "desafío logístico masivo" para celebrar carreras mientras se mantiene el distanciamiento social y las restricciones para viajar, pero considera que es importante poner en marcha la temporada tanto para los aficionados como para el campeonato en general.

"Será sin público, lo cual es una pena, pero aún así creemos que podemos hacerla. Es un medio de vida muy importante para miles de personas y es otra razón para intentar comenzar la temporada", sostuvo.

¿Será Austria la luz al final del túnel?