El Súper TC 2000 y un espectáculo diferente

El Súper TC 2000 desarrolló un espectáculo muy diferente al de 7 días atrás. La final se destacó por la lucha que hubo y por el manejo de sus pilotos

Una semana atrás hablábamos de una carrera aburrida que había dejado el Súper TC 2000 en Buenos Aires. Hoy tenemos que hablar de una competencia electrizante, por parte de la misma categoría, disputada en el circuito Nº 9 del autódromo porteño. Así son las finales. Muchas veces no dejan nada y otras tantas dan mucha tela para cortar. La del domingo entró en la segunda parte. El Súper TC 2000 desarrolló una de sus mejores finales. Hubo pelea en todos los sectores y la lucha por la punta, entre Agustín Canapino, Facundo Ardusso y Julián Santero, fue la frutilla del postre. Los tres mostraron su mejor nivel conductivo.

A diferencia de la primera fecha, que se realizó en el trazado Nº 8, el sistema de Push to Pass se pudo lucir. La nueva herramienta incorporada por el Súper para la temporada 2021, y que había recibido duras críticas, dio resultados en el segundo capítulo. Le aportó a la disputa un ingrediente extra que se notó y mucho. Quienes siguieron la carrera pudieron disfrutar de un buen espectáculo. Además de los tres protagonistas del podio hubo muy buenos trabajos. Hay que destacar lo de Leonel Pernía que el sábado largó último la carrera clasificatoria y el domingo partió desde la novena posición. El de Tandil realizó una tarea excelente, terminó en el cuarto lugar, y sigue siendo el líder del torneo. También debemos remarcar lo hecho por: Marcelo Ciarrocchi, que culminó en el octavo lugar, y Franco Vivian que largó último y llegó décimo con su Toyota Corolla.

El Súper TC 2000 dejó el autódromo capitalino sabiendo que no fue un desastre en el primer compromiso ni fue el superhéroe en el segundo. Se fue tranquilo pensando en que la única forma de seguir progresando es trabajando y apostando a los cambios más allá de las críticas que pueda llegar a recibir.