El último mano a mano de Canapino con Carburando

Escuchá el último diálogo de Alberto Canapino con Carburando en Casa. Se refirió a la pandemia, al automovilismo y una anécdota con Agustín

Si bien cada fin de semana de competencia Alberto Canapino tenía la amabilidad de otorgar entrevistas, la última nota extensa, mano a mano, fue en el programa Carburando en Casa. Allí, el notable preparador comentó su perspectiva sobre el impacto de la pandemia, los cambios que traía para el automovilismo y hasta una anécdota con su hijo, Agustín, cuando manejó un auto de competición.

““Siempre digo que cuando a uno le va mal, siempre le puede ir peor. Esto nos maracrá para toda la vida.. En febrero un hombre muy influyente de una multinacional dijo que esta es la peor crisis de nuestra historia. Parecía exagerado pero ahora se ve así y es increíble. Es muy complejo, porque cuando uno está mal y el vecino está bien puede ir a pedir ayuda. Pero acá el contexto es generalizado”, fue una de las frases de Alberto Canapino.

Escuchá un compacto de aquella entrevista efectuada en el programa Carburando en Casa:

 


“A todos nos pasó de hacer un replanteo, de la vida y en lo profesional. Hasta uno cree que va a cambiar el automovilismo. Los motores deberán durar más tiempo, bajar el régimen. Todos trabajamos para lo que vendrá y con los recursos disponibles para obtener lo mejor”, comentó.

Sobre las características del deporte motor, el arrecifeño indicó: “El automovilismo no tiene ni piso ni techo. No tiene techo porque uno siempre invierte todos los recursos disponibles para ser más rápido. Uno siempre se gasta todo lo que tiene. Pero al mismo tiempo hacia abajo se puede achicar todo lo que sea posible. Desde un automovilismo zonal a la Fórmula 1”.

Para finalizar, Alberto recordó una anécdota vivida con su hijo, hace muchos años, con un TC: “Agustín siempre me carga porque una vez en Mar de Ajó salí a girar en el auto de Rafael Verna y lo llevé a Agustín de copiloto. Y hacía dos trompos por vuelta. Desde ahí Agustín siempre me cargó por mis malas condiciones”.