Emotivo homenaje a los Satriano en Chivilcoy

Emilio Satriano fue homenajeado en Chivilcoy. Se descubrió un monumento en una de las entradas a la ciudad. Recordaron a su hermano Pablo

Los ciudadanos de Chivilcoy vivieron un sábado distinto. Fue una jornada muy especial. Hubo mezcla de sensaciones. Al caer la tarde sabatina, los hermanos Satriano fueron homenajeados por toda su gente. Los chivilcoyanos saben muy bien como Emilio y Pablo enaltecieron a esa ciudad de la provincia de Buenos Aires. Los amantes del deporte, más precisamente los del automovilismo, están más que agradecidos por haber llevado siempre presente a Chivilcoy  y por haberlo puesto bien arriba con todos sus logros. Recordemos que Emilio Satriano se consagró campeón de Turismo Carretera en el año 1990, con la preparación de Pablo en los motores, y ese fue el pico máximo alcanzado. Por tal motivo, el municipio de dicha ciudad descubrió ayer un monumento en la Ruta 30 y la Av. Suárez. Allí, centenares de hinchas acompañaron al histórico Emilio y recordaron a su hermano recientemente fallecido.

 


 

En el acto, que se llevó a cabo este sábado 5 de enero, estuvieron presentes el intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, el Diputado Provincial Fabio Britos, autoridades municipales, familiares, gente del ambiente del deporte motor, hinchas de Chevrolet y simpatizantes en general.

Leer más: Emilio Satriano, el homenaje a un grande

A casi 30 años del campeonato obtenido y a casi 20 temporadas de su retiro en el TC, Emilio Satriano sigue sosteniendo y profundizando ese amor con sus seguidores. Si bien siempre corrió con la marca, el de Chevrolet supo ganarse el respeto de toda la gente. Para los del “Moño” sigue siendo uno de los referentes principales y se lo hacen notar cada vez que aparece caminando una zona de boxes. Satriano es parte de la historia grande del TC y los de Chivicoy están más que felices. Por eso ayer le hicieron el homenaje y le agradecieron su entrega. En ese agradecimiento las miradas se dirigieron hacia el cielo y se lo hicieron notar a Pablo. Para ellos, los hermanos Satriano son un símbolo de Chivilcoy y no hay dudas. Se lo ganaron.