Furlan: “Si trabaja un supermercado, puede hacerlo el automovilismo”

“Si no hay carrera no hay industria”, reclamó Gabriel Furlan en Carburando en Casa. “Veo baja conflictividad al automovilismo para volver”. Mirá el video.

“Seguimos igual que hace casi 100 días con esta situación de la cuarentena estricta que se vive acá en Buenos Aires. Y con la realidad de la prohibición de desplazamiento a nivel nacional y todo lo que está relacionado con las medidas para detener el avance del virus, que afectó a todas las actividades y al automovilismo la maltrató duramente. Si no hay carrera no hay industria y tenemos hoy la fábrica cerrada”. Así categórico, el ex piloto Gabriel Furlan se refirió en el programa Carburando en Casa a la inactividad que sufre el automovilismo en la Argentina, producto de la cuarentena para combatir la pandemia por el Covid 19.

“Las autoridades están empeñadas que no sigamos adelante con la vida. Estamos vivos pero vivir no es respirar solamente., También es desarrollar la actividad laboral y social y hace tiempo está interrumpida. Lamentablemente no soy optimista con el futuro”, destacó Furlan. Ex piloto, también propietario de equipo de competición hasta el año último, Furlan trabaja para el equipo Azar Motorsport, como así también en un equipo de competición de Stock Car brasileño.

 

“Al automovilismo le pasa lo mismo que al país. Hace un par de años que no veníamos bien, sufriendo el deterioro económico del país. Las enormes devaluaciones golpean duramente al sector, porque buena parte de un auto de carrera tiene insumos importados y todos sabemos lo que pasó con el dólar. Todo esto lo siento con mucha pena. No hago una crítica sino que lo expreso con profundo dolor”, reflexionó.

Sobre su situación particular, Furlan explicó: “El año pasado decidí cerrar el equipo. Sigo con el Azar Motorsport. Tuve la suerte de no entrar en la cuarentena con un equipo propio como lo tuve en los últimos 20 y pico de años”. Y comentó: “En mi casa yo no salgo para nada, porque tengo a mi madre de 82 años que debo cuidar. Me cuido para cuidarla a ella. No somos tontos y podemos cuidarnos”.

En referencia al posible regreso del automovilismo, el ex campeón de la Fórmula 3 Sudamericana indicó: “El automovilismo debe volver de otra manera, con los protocolos sanitarios y además debe concentrar las actividades en un mismo escenario y en una misma provincia durante un tiempo para reducir los viajes. Hay que cuidar a todos los involucrados de una competencia, pero también a la zona donde se vaya a correr”.

Y subrayó: “Veo baja conflictividad al automovilismo para volver. Lo veo más complicado al fútbol. Allí hay contacto directo físico. El automovilismo puede desarrollarse con distanciamiento social y medidas de protección, además de la desinfección. Así se minimiza el riesgo”.

Y apeló a una analogía cotidiana: “Si trabaja un supermercado, puede hacerlo el automovilismo, un equipo de competición. En el mercado todos vamos y tocamos las latitas, y en una pista hay 300 personas. En el supermercado de la esquina de mi casa pasan 5000 personas. O hay gente que compra zapatos, pero las zapaterías están cerradas. Estas situaciones son muy injustas. Es imposible contemplar todo. Entiendo que las autoridades están frente a un dilema, pero me parece que hay que soltar las actividades y cuidar los grupos de riesgo”.

Y detalló cómo cree que debiera ejecutarse el regreso de la actividad: “Cuando se pueda volver a las pistas elegiría autódromos alejados de ciudades, por ejemplo el Cabalén de Córdoba o La Plata. Llevaría los equipos los sábados por la tarde sólo para bajar los autos. El domingo haría parque cerrado, una tanda de 15 minutos y una carrera de una hora. Largar por sorteo, o como quieran. Y que se vayan todos. O que se queden y se haga una segunda carrera a los pocos días o a la semana siguiente. Pero que no haya contacto con las ciudades cercanas y alentaría el uso de casillas rodantes. Creo que el automovilismo está en condiciones de asumir este compromiso. Si la actividad arranca el jueves o el mismo domingo lo sabemos sólo nosotros, los que estamos ahí adentro”.