Hace 82 años Fangio experimentaba lo que era el automovilismo

27 de Marzo de 1938, Juan Manuel Fangio debuta oficialmente en el automovilismo al participar en una carrera fiscalizada por el Automóvil Club Argentino.

La competencia se disputa en el Circuito de Necochea de 6.459 metros de longitud y totalmente pavimentado. Lo acompaña “Pichón” Bianculli y allí se presentan los mejores pilotos argentinos de la época, con sus poderosas máquinas especiales.

Entre los 24 inscriptos para la carrera se destacan Carlos Arzani con Alfa Romeo 3800cc de 330HP, Fermín Martín con Mercedes Benz 7020cc de 230HP, Hugo Abramor con el “Insignia de Oro” (motor Chrysler) y Ernesto H. Blanco con REO–GR. Todos coches muy potentes respecto al de Fangio, que apenas superaba los 85HP. A su rojo Ford V8 le corresponde el N°5, por obtener el quinto puesto en la prueba de clasificación, mientras el N° 1 es para Carlos Arzani, quien marca el mejor tiempo, en 2’48”3/5.

Los organizadores establecen que se corren dos Series. Los números impares largan en la primera y los pares en la segunda.

En su Serie, Fangio se clasifica tercero detrás de Arzani y Abramor, y 52” por delante de Fermín Martín, ganador de la otra Serie.

Con boina negra y mameluco como atuendo de competición, se dispone para la Final a 16 vueltas. Le corresponde largar en primera fila, junto a Arzani y Abramor.

Al iniciarse la carrera, Fangio pica en punta como corresponde a un buen largador, algo que a lo largo del tiempo se transforma en una constante, en su vida deportiva sobre monopostos. Pero ya a los 500 metros es superado, primero por Arzani, luego por Fermín Martín y después por Blanco.

Fangio se retrasa al séptimo lugar, luchando ahora con una máquina similar a la suya, que conduce Pedrazzini.

Carlos Arzani es el único en cubrir el total de vueltas establecidas y se consagra ganador a 129,4Km/h de promedio, marcando también el Récord de Vuelta en 2’53”6 a un promedio de 132,7Km/h. Lo escoltan Fermín Martín, Ernesto H. Blanco, Hugo Abramor, Plácido Ruíz, Ángel Garabato y Fangio cuyo promedio es de 116Km/h, perdiendo solo un minuto y medio con respecto al Mercedes Benz de 7 litros de cilindrada del segundo, Fermín Martín y terminando en la misma vuelta que éste.

Fangio

A continuación los recuerdos de Fangio sobre esta carrera:

“...Aquel Ford V8 era un instrumento primitivo de competición que a través del volante te transmitía todas las imperfecciones de la pista. Estaba montado en un chasis 34 y andaría por los 165Km/h de velocidad máxima. La idea de comprar este auto la compartimos con “Toto” mi hermano menor, cuando lo vimos correr y ganar con José Cordonnier al volante, en el circuito de "La Chata" en Balcarce. Para hacer el negocio viajamos a Ayacucho. Pagamos con los 2000 pesos que nos prestaron Esteban y José Ezcurdia...

En la final de Necochea, donde largaba en la primera fila por los tiempos realizados en la Serie, limpiamos el piso debajo del auto y cuando bajaron la bandera tomé la punta. Unos centenares de metros más adelante, comenzaron a pasarme a notable velocidad. Eran los mejores pilotos de esa época, sobre máquinas de alta cilindrada y gran potencia...”