"Hay que sincerarse; estamos para tomar gaseosa, no champagne"

El ex piloto y legislador nacional Julio Catalán Magni pasó por Carburando en Casa. Recordó el accidente y la polémica con Traverso. Mirá la nota.

“Soy un ex piloto”, Se ríe Julio César catalán Magni cuando se le pregunta si ya colgó el casco o si se vé en alguna que otra carrera, ahora que ya no es más legislador nacional representando a Tierra del Fuego, su lugar natal.

Desde Arrecifes, a cargo de su equipo de competición y guiando la campaña deportiva de su hijo, Juan Tomás, el “Pingüino” pasó por el programa Carburando en Casa y habló de la actualidad del automovilismo, de su campaña deportiva y de Juan María Traverso, con quien comparte una gran amistad y con quien vivió todo tipo de situaciones.

 

Sobre el posible regreso del automovilismo tras la inactividad producto del aislamiento obligatorio, Catalán Magni indicó: “Desde la CDA y la ACTC se trabajó mucho en los protocolos. (Matías) Lammens (ministro de Turismo y Deportes de la Nación) dijo que el automovilismo no le había llegado con los protocolos, y en realidad se trabajó mucho en eso. Me duele no tener la comunicación necesaria para transmitir cosas que no son reales. Es injusto. Las fiscalías y las categorías se esmeraron mucho para presentar todos los documentos. Lo digo como político también”.

Sobre el futuro de la actividad, el ex senador agregó: “Esperamos arrancar con toda la responsabilidad. Se llega con el ordenamiento, la metodología y el protocolo de trabajo. La Asociación Argentina de Volantes (AAV) también realizó un muy buen trabajo. Gustavo Gatti, de Vittal, también presentó su protocolo. Todas las categorías trabajaron muy bien”.

En función de los protocolos, Catalán Magni aclaró: “No pasa por llevar una persona más o una persona menos. Pasa por cumplir con metodologías de trabajo. Lo veíamos en las categorías que ya comenzaron con la actividad en el mundo. Cuando para en la Nascar a cambiar neumáticos están todos juntos. El otro día en la Fórmula 1, en el auto de Verstappen en la grilla estaban todos los mecánicos juntos arreglando el coche”.

Sobre el momento que atraviesa el automovilismo, Catalán Magni fue directo: "El automovilismo se tiene que sincerar. Hoy estamos para tomar gaseosa y no champagne. Hay varias cosas para revisar. Por ejemplo, hay mucha actividad que no está en blanco. Debemos sincerarnos".

Más allá de la realidad que atraviesa el automovilismo, Catalán Magni recordó en Carburando en Casa algunas situaciones que marcaron su carrera deportiva, más allá de los títulos obtenidos en el Turismo Nacional. Por ejemplo el accidente con Traverso en Mar de Ajó, en Turismo Carretera:  “Aquel golpe fue tremendo. Juan María venía un poco más allá de lo que podía el auto, en ese momento lo pierde al auto. Pero tiene ese segundo diferente que corresponde a un piloto diferente, porque supo correr el auto para que pegara de la forma que pegó. Si no hubiera sido por esa reacción ahora habría dos bustos en la entrada del autódromo de Mar de Ajó, el de él y el mío. Pero no pasó porque manejaba un piloto de los kilates de Traverso”.

Y recordó una anécdota: “Una vez fuimos a Trelew y en un momento hubo 4 o 5 vueltas tremendas entre Juan María y el Loco Luis (Di Palma). Se pasaban permanentemente. Yo nunca lo había visto manejar así a Traverso. El Loco Luis bloqueó una rueda y se para y a nosotros nos entra una piedra en la toma y se nos para el motor. Vamos a la casilla y le digo a Juan María ‘Nunca te ví manejar así’, elogiándolo. Y él me explica: “Es que nunca corro con pilotos como éste. Entonces me animo a hacer maniobras que con otros ni loco las hago’. Ahí entendí el concepto”,

Pero también protagonizó polémicas, como cuando Traverso lo esperó en la pista para tocarlo adrede en el Top Race: “Me decían hasta por radio lo que podía pasar. Yo venía muy bien, con chances de ganar el campeonato. Juan María si algo fue, es que siempre fue un viejo mañoso. Yo lo toqué porque él levanto en un lugar de aceleración. Pasó una vuelta, me esperó y me golpeó y me hizo abandonar. A mí me dolió porque es un amigo. Yo corría en Top Race porque él me facilitó el auto. Y no podía entender lo que había pasado”.

Pero Catalán Magni rescata el lado positivo de cada circunstancia: “Pero todo deja una enseñanza. Y depende mucho de uno saber capitalizarlo o no. Y si está dispuesto a recibir la enseñanza. Yo en ese momento me bajé del auto, conté hasta un millón, no declaro y me voy a Arrecifes. El martes me citaron para declarar y Juan María tenía que ir una hora después. Pero cuando llegué él ya estaba. Me llama aparte y me dice que se equivocó. Principio y fin de la charla”.

Y destacó: “Entonces los problemas de la pista deben quedar ahí y no trasladarse a lo personal. Para mí era muy importante esa carrera y me quitó la posibilidad de salir campeón. Nunca guardé rencor. Ni con él ni con nadie, porque la principal virtud de una persona es decir ‘Me equivoqué’ y asumir los errores. A partir de ahí se construye una relación más sólida y además la persona. Nunca más, hasta el día de hoy que hablamos por teléfono, mencionamos el tema”.