Incertidumbre previa a la cancelación del GP de F1 en Australia

Fórmula 1 cancelada en Australia con reuniones, dudas, ausencias y presiones en el paddock

Nadie sabía con certeza qué iba a suceder en Melbourne entre jueves y viernes antes de que la Fórmula 1 confirme a media mañana de hoy en Australia la cancelación del Gran Premio, primera fecha del Campeonato del Mundo. 

Claramente los compromisos asumidos y los contratos firmados han obligado a estirar la decisión de no realizar el evento muchas horas más tarde de lo que todos suponíamos. 

La decisión de McLaren de retirarse ante la noticia de que uno de sus integrantes se había contagiado de coronavirus puso en aprietos a los organizadores y a la misma Fórmula 1 que aun resistía al pedido de no correr. Nueve personas vinculadas a la carrera fueron evaluadas. De ellos hubo siete con resultado negativo, uno positivo (McLaren) y uno sigue en evaluación.

La horas pasaban y mientras el mundo tomaba decisiones para evitar la propagación del virus, la categoría debatía que hacer. 

El jueves terminó con incertidumbre del otro lado del mundo -14 horas más en Australia- y así también arrancó el viernes cuyas primeras horas fueron un ida y vuelta de versiones contrapuestas sin anuncios oficiales. Algunos equipos se opusieron a la realización del evento y otros estaban listos para salir a pista. Mientras llegaban al circuito los mecánicos de Red Bull, en el búnker de Ferrari solo había dos personas junto a rumores de que Sebastian Vettel y otros pilotos ya se habían ido de Melbourne. A la vez, el excampeón Damon Hill comunicaba vía twitter que la intención era correr aunque sin público, sumando un granito de arena más al desconcierto general.

Según se comentaba en el paddock, Racing Point, Red Bull, Alpha Tauri y Haas (dependiente de Ferrari) estaban dispuestos a salir a pista, mientras que Mercedes, Ferrari, Alfa Romeo, Renault y Williams opinaban lo contrario. McLaren ya había decidido retirarse. 

Finalmente, apenas pasadas las 10:00 de la mañana en Melbourne, (20:00 hs del jueves en Argentina) llegó la comunicación oficial cancelando toda la actividad de la categoría para este fin de semana. 

Una vez anunciada la decisión, algunas escuderías y pilotos manifestaron su punto de vista sin tanto misterio. Mercedes a través de un comunicado aclaró que un día antes solicitaron la cancelación del evento y que en horas de la mañana, antes de conocerse el anuncio, iniciaron las tareas de desarmado en el circuito. Hamilton, Leclerc y otros tantos expresaron a través de la redes sociales su conformidad con la decisión tomada. 

Por otra parte en el equipo Red Bull, Helmut Marko le contó a algunos colegas, tal cual cuenta la colega española de la cadena Movistar, Noemi De Miguel, que el mundial podría aplazar su comienzo hasta el Gran Premio de Baku, inicialmente la octava fecha, previsto para el 5 de julio y que además se estudia quitar el receso de verano para compensar el calendario. Si esto prospera o no, lo sabremos en los próximos días, pero está claro que habrá más cambios obligados por una situación mundial que requiere atención y decisión inmediata, porque ya no es una cuestión deportiva sino que hay vidas dependiendo de ello.