Informe de CESVI: el alcohol en gel no entra en combustión dentro del auto

El Departamento de Ingeniería de CESVI Argentina realizó ensayos y comprobó que es falso que el alcohol en gel entre en combustión en el interior de un auto.

Con la llegada de la pandemia y sus consecuencias en el cambio de conductas para la prevención y cuidados, entre tantas situaciones referidas a la desinfección de manos y de elementos que podrían ser contaminantes, se viralizó en redes sociales una serie de fotografías e incluso un video que mostraban el panel de la puerta de un vehículo quemado, aduciendo que el incendio fue producto de la autocombustión de un recipiente de alcohol en gel que se encontraba allí . Todo indicaba que se incendió debido a la elevada temperatura del habitáculo.

Según reproduce el sitio 16valvulas.com.ar, para corroborar si esto puede suceder o no, de forma objetiva, el Departamento de Ingeniería de CESVI Argentina realizó varios ensayos que contemplan situaciones aún más desfavorables a las que puede verse sometido un recipiente de alcohol en gel dentro de un vehículo e incluso se sumaron otros alcoholes comerciales para ampliar el estudio y realizar una comparación.

EL DETALLE DEL ESTUDIO

El resultado fue negativo, a menos que se acercara una llama durante varios segundos al producto. Pero para conocer más de este experimento, cómo se realizó y sus conclusiones, detallaremos los pasos realizados por el organismo de seguridad.

Los productos testeados fueron tres tipos de alcoholes: alcohol en gel (alcohol etílico al 70% + agente gelificante) alcohol etílico al 70% (con un 30% de agua) y alcohol etílico al 96% (con un 4% de agua). De acuerdo a la ficha de seguridad, para que el de 70$ pueda hacer autocombustión, es decir, encenderse sin acercamiento de llama, la temperatura debe ser superior a 793º, lo que resultaría imposible de lograr en el habitáculo de un auto aunque se encuentre mucho tiempo bajo el sol, ya que según estudios anteriores realizados por el Departamento de Ingeniería de CESVI, un vehículo expuesto a luz solar directa y con una temperatura ambiente de 32°C, llega a 69°C en su interior.

Con esta información se llegó a la conclusión de que no es posible que los productos se autoinflamen dentro de un auto sin la aplicación de una fuente de ignición. Pero los técnicos fueron un paso más allá y analizaron qué sucedería sin en las condiciones mencionadas acercamos una fuente de ignición a los vapores emanados por el pico vertedor de cada producto. Para ello, se procedió a colocarlos con sus recipientes originales llenos en un horno durante más de dos horas y a una temperatura constante de 80°C, condición aún más crítica que la del habitáculo de un vehículo. Luego se los colocó en una cámara de inflamabilidad, se quitó la tapa a cada uno de ellos y se les acercó de forma progresiva una fuente de ignición (llama directa) por varios segundos, primero a sus vapores y por último al pico vertedor.

Ante este hecho se observó que no se produjo la ignición de los vapores emanados. Esto tiene que ver con la física del fuego, el efecto de la presión sobre la temperatura de inflamación y con el rango de  inflamabilidad, el cual determina la proporción adecuada entre el oxígeno (comburente) presente en el aire y el combustible (vapor del alcohol) para que la mezcla esté en condiciones de encenderse.  De tener demasiado combustible y poco oxígeno la mezcla no encenderá, lo mismo ocurre en el caso contrario. Para que estos productos se enciendan hay que volcar una pequeña porción sobre una superficie y luego acercar llama directa hasta que se produzca la inflamación. Esto ocurre porque se encuentran en un rango de inflamabilidad, presión y temperatura adecuado. Hay que tener en cuenta que bajo estas condiciones, el alcohol 96% encenderá más fácil que el 70%.

Como conclusiones generales, CESVI estableció que los alcoholes testeados no arderán de forma espontánea debido a la temperatura interior de un vehículo. Existe la posibilidad de que almacenar un mismo recipiente durante lapsos de tiempo prolongados y en sectores del vehículo expuestos a luz solar directa, como la plancha de abordo o la bandeja portaobjetos trasera, éstos pierdan su estanqueidad debido a la deformación del envase plástico.

Si el recipiente perdió estanqueidad y volcó una película de alcohol sobre la superficie del vehículo, la sustancia no arderá espontáneamente salvo que acerquemos llama directa durante algunos segundos.