La Fórmula 1, más europea que nunca

Con las tres confirmaciones de Nurburgring, Portimao e Imola en el calendario 2020, la Fórmula 1 vuelve a las fuentes, al menos por obligación.

 

ANALISIS.- Volver a las fuentes. Al menos por obligación, la Fórmula 1 regresa a su lugar natural. Al sitio en donde nació, creció y se desarrolló. Después de 70 años con al menos una carrera fuera de Europa, la categoría vuelve a tener un calendario casi en su totalidad europeo. Hubiera sido una quimera pensar en este calendario de no haber existido la panedemia de Covid-19 que ha trastocado la vida de todos.

Con la confirmación de tres nuevas fechas todas en Europa, la Fórmula 1 alcanzará las 13 competencias en un calendario especial de una temporada histórica que empezó en juilio y que lleva recién tres realizaciones. El objetivo es llegar al menos a 15 fechas.

Las 13 fechas confirmadas son en territorio europeo, con el regreso de varios circuitos históricos, aunque ha tenido que soportar la baja del glamoroso Gran Premio de Mónaco. Hay que ubicar en este abanico europeo a una plaza no tradcional de la categoría como Rusia, y dar de baja a lugares que se han ganado un lugar importante en la historia de la F1 como Brasil, y Canadá, sin despreciar lo de México o Estados Unidos. La lista de bajas se inició con Australia en marzo y suguieron Países Bajos, Mónaco, Azerbaiyán, Francia, Singapur, y Japón. 

Tienen posibilidades de agregarse lugares como Abu Dhabi, Bahrein, China y Vietnam, que serían las cuatro fechas extra europeas si es que se confirman de acuerdo a la dinámica de la pandemia. Por lo tanto si llegaran a 17 fechas, serían solamente cuatro fuera de Europa, y salvo lo de Rusia, todas carreras en trazados con una historia relacionada a la Fórmula 1.

Hay que remontarse a los inicios de la categoría de los años '50 para encontrar temporadas europeas casi en su totalidad. En 1950, 1951 y 1952 se corrió con el agregado de Indianápolis en el calendario, carrera que quedaba descolgada del resto europeo por tradición, autos y pilotos. En esos años los primeros países en tener Fórmula 1 fueron en 1950 Gran Bretaña, Mónaco, Suiza, Bélgica, Francia e Italia. En 1952 se agregó España y en 1953 fue reemplazada por Holanda. En 1953 apareció por primera vez en el calendario Argentina y junto a Indianápolis (USA) fueron las dos extra europeas de la temporada. Así se mantuvieron hasta 1957, mientras que en 1958 se agregó solo por ese año Marruecos y el calendario pasó a tener tres fechas fuera de Europa sobre un total de 11 carreras. 

En 1961 la temporada tuvo nueve fechas, una sola de las cuales fue extra europea: el GP de Estados Unidos en Watkins Glen. De ahí en más, el campeonato volvió a tener entre dos y cuatro carreras fuera del Viejo Continente, como por ejemplo en 1970 con Sudáfrica, Canadá, Estados Unidos y México. En 1973 apareció el GP de Brasil que no se movió más del calendario, a lo que se sumaron Canadá, Estados Unidos, México, Sudáfrica y desde el regreso de 1987 Japón que se integró en 1976. Australia llegó en 1985 y se consolidó con Japón y Brasil como las fechas fuertes alejadas de Europa. 

Japón abrió las puertas y llegó Malasia en 1999 para el ingreso en Asia.  Proliferaron con varios circuitos para llegar por ejemplo en 2019 con los Grandes Premios de Bahrein, China, Singapur, y Abu Dhabi. Todo sin contar los ingresos en 2010 de India yCorea del Sur, y los agregados de Europa no tradicional como Turquía y Azerbaiyán por ejemplo.

LOS REGRESOS

Uno de los más llamativos es el de Imola, en Italia a unos 35 km de Bologna. Fue escenario del Gran Premio de San Marino desde 1981 y su última realización fue en 2006 con victoria de Michael Schumacher. Para 2020 será el tercer Gran Premio que se disputará en Italia junto con Monza y Mugello.

En cuanto a Portugal, en Portimao se realizará la primera carrera de Fórmula 1 desde que se abrió el circuito en 2008, F1 ha confirmado su intención de permitir un número limitado de público. Mientras que el moderno circuito alemán de Nurburgring no ha realizado una carrera desde 2013. Será la única carrera en Alemania pero curiosamente no será el GP de ese país, sino GP de Eifel.

Con este añadido, el número de carreras confirmadas se eleva hasta 13, las mismas que va a disputar MotoGP. Hay que ver qué pasa con Bahrein y Abu Dhabi, que lo lógico es que se sumen al calendario para alcanzar la cifra de 15, el requisito mínimo que necesita la F1 para cumplir con los contratos de televisión. Así las cosas, lo que ha quedado claro es que Europa ha salvado a la F1.

Sin pilotos de Brasil desde hace tres años, y con dominio casi excluyente de europeos, la pandemia ha regresado a la categoría al lugar de su nacimiento. Y volverán los clásicos circuitos que alguna vez fueron escondidos ante la opulencia y el dinero que llegaba de lugares exóticos que poco tenían (y tienen que ver) con la esencia de la Fórmula 1.