“La influencia del piloto va a ser mayor con el Hypercar”

José María López participó de una rueda de prensa virtual con periodistas de Sudamérica y contó los detalles del nuevo auto del WEC.

Toyota Gazoo Racing presentó en las últimas horas el flamante GR010 Hybrid, con el que competirá desde la temporada 2021 en el WEC (Mundial de Resistencia), en el comienzo de la era de los Hypercar, y una vez finalizado el lanzamiento global, José María López habló con periodistas de sudamericana en una conferencia organizada por la filial argentina del equipo japonés.

Mientras abandonaba la localidad de Alcañiz, España, donde la fuerte nevada le impidió al equipo TGR probar en el circuito de Motorland Aragón, el piloto de Río Tercero se prestó al diálogo...

-Pechito, ¿Qué significa para vos haber desarrollado este nuevo auto?

-Es un privilegio pertenecer a esta marca. Estuve desde los primeros tests en el simulador con el Hypercar. Verlo nacer, verlo crecer fue algo muy lindo. Y si bien las pruebas no han sido muchas, no veo la hora de que arranque el campeonato.

-¿Cuánto se probó en el simulador?

-Fueron 50 días de 10 horas cada uno. Unas 500 horas. Sobre todo en el Nordschleife. En el simulador nos golpeamos bastante… Porque se prueban muchas variables de suspensión y aerodinámica. Me quitaron varias vidas en el simulador ya, je…

-¿Fue complejo el trabajo de desarrollo?

-Es mucha responsabilidad. Cuando uno desarrolla un auto, y en etapa de COVID-19, éramos 30 personas en una habitación analizando datos durante muchas horas. En lo personal es muy lindo. En estos niveles donde uno está, los pilotos son muy buenos y hay que estar muy concentrado para estar fino con los datos que se aportan a los ingenieros.

-¿Van a usar el número 1?

-Seguimos con el #7 y el #8. Es un tema que maneja Toyota. Casi nunca usé el #1. Llevé #37 la mayor parte de mi carrera deportiva y ahora el #7, por lo menos solo falta el #3 adelante.

-¿Cómo funciona el Hypercar?

-Estamos limitados con la cantidad de la nafta. La frenada antes era progresiva y ahora es más agresiva. El auto es bastante más pesado y se siente mucho. El sistema híbrido se empieza a usar a partir de los 120 km/h. No se siente tanto la potencia del motor híbrido como en el TS050. Ahora el auto nunca puede pasar los 680 HP. Entonces la transición al híbrido no se siente. El acelerador hay que dosificarlo más. Vas más tiempo con el motor térmico. Ahora la influencia del piloto va a ser mayor. Antes manejaba más la electrónica.

-¿Qué diferencias de tiempo de vuelta va a haber con respecto al TS050 en Le Mans?

-Por ahora es todo especulación. Pero debería ser entre 6 y 10 segundos más lento. Va a haber un hándicap para regular a todo el mundo, para que sean competitivos los equipos que no tengan el poderío de Toyota.

-¿Es más divertido de manejar el Hypercar que el LMP1?

-No se si es más divertido. Son diferentes. El otro era más un pura sangre, con 1000 caballos acelerabas y lo sentías. Acá hay una interacción mayor del piloto con el auto. Antes te preocupabas más en la recuperación de la energía y el consumo del combustible. Ahora eso no es necesario.

-¿Se siente más lento el auto?

-Las velocidades al final de las rectas van a ser similares, porque no tiene corte de nafta y al ser más pesado los frenajes van a hacer más exigentes. Es una inspiración del auto de calle, pero el Hypercar es distinto. Al ser más pesado se siente mucho en las aceleraciones y en los frenajes. Es más parecido a un TC que a un prototipo, pero la carga aerodinámica sigue siendo muy alta. Tenemos un solo pack aerodinámico, por lo tanto vamos a ir con una misma configuración en Le Mans y en otro circuito. El objetivo es ir al límite del regulador de potencia que impone la FIA. Es complejo sincronizar a los dos motores para no excederse y evitar penalizaciones.

-¿Cuánto cambiará la gestión de carrera con los Hypercar?

-Mucho… El tráfico va a a ser un desafío más importante. Antes teníamos acceso al “boost” para utilizarlo de distintas maneras. Entonces antes a veces podías usar toda la energía disponible del sistema híbrido en sectores donde se podía aprovechar para superar a muchos autos lentos. Antes se podía jugar más en las partes más lentas, porque el TS050 era ágil al ser más liviano. Ahora habrá que jugarse en los frenajes. Será desafiante y divertido.

-¿Qué rivales tendrán este año?

-Por ahora, confirmado están los equipos By Kolles, los alemanes de Glickenhaus y Alpine que anunció el año pasado su ingreso al WEC y lo hará con un LMP1, con limitaciones para que pueda correr en la categoría nuestra. Peugeot entrará en 2022, después Audi y Porsche para el 2023, y seguramente algunas marcas más. No se si será un nivel como en la década del ’70, pero es la idea que el Mundial tenga el nivel de competitividad que tuvo en otros tiempos.

-¿Este año solo vas a correr en el WEC?

-Me gustaría hacer algo más. Por ahora no hay nada y no es simple en estos tiempos de pandemia. Pero de hacer algo, quiero que sea en una categoría donde se pueda pelear por algo importante. Se que en Argentina y Sudamérica tengo las puertas abiertas para correr, pero se están cerrando los aeropuertos y eso me complicaría mucho con mi actividad en Europa.

-Después de Fangio sos el piloto argentino con más títulos mundiales, ¿te sentís valorado?

-No soy de pensar en los logros, sino en los procesos. Nunca me gustó estar en las zonas de confort y exigirme a mí mismo. Me podría haber quedado en otras categorías y estar más cómodo. Es muy importante lo que opine la gente de mí, pero al final del día lo que cuenta es que uno esté tranquilo con lo que hace. En Argentina siempre me trataron muy bien, corriendo en el país y corriendo afuera, y se me ha valorado lo que he conseguido.