La novia de Valentino Rossi y una fuerte acusación

Francesca Sofía Novello denunció los abusos sufridos mientras trabajaba como azafata en el Mundial de MotoGP.

La actual pareja de Valentino Rossi, Francesca Sofía Novello, dio una entrevista a Vanity Fair en la que además de hablar de su relación con 'Il Dottore' denunció los abusos sufridos mientras trabajaba como azafata en el Mundial de MotoGP.
 
La modelo italiana, que mantiene una relación con el piloto desde hace cuatro años, expresó: "Es un entorno masculino. Tienes que espabilar. No puedes ser sólo una cara sonriente. Tienes que aprender a ser respetada. Si sólo te muestras bonita y estúpida estás acabada".
 
Francesca también desvela cómo era el trato a las modelos por parte de muchas personas en el motociclismo e incluso habla de abusos: "Es parte del juego, sucede. A los 19 no es fácil trabajar con personas que te miran el trasero cuando pasas y te lo tocan cuando te tomas una foto con ellos".
 
 
EL ENOJO DE VALENTINO ROSSI POR SU RETIRO
 
Valentino Rossi no tuvo el mejor arranque de la temporada 2021: el italiano finalizó 12° en el Gran Premio de Qatar y el pasado fin de semana culminó 14°. El italiano solamente sumó 4 puntos en el campeonato y desde Italia algunos piden su retiro, algo que enojó al “Il Dottore”.
 
Marco Lucchinelli, uno de los MotoGP Legend, el 'Salón de la Fama' del motociclismo, disparó duro contra Rossi la semana pasada en declaraciones a “La Presse”: “Déjale la moto a un joven. Hace más de tres años que no gana una carrera y el último Mundial lo ganó en 2009. Él siempre corrió para ganar, pero ahora corre para terminar. No estoy enfadado con Valentino, pero no para de buscar excusas”.
 
“Il Dottore” le respondió: "Lamento que diga estas palabras Marco Lucchinelli, porque era un gran amigo de Graziano (el padre de Rossi), éramos muy amigos y cada vez que nos veíamos era súper amable conmigo”. Y agregó: "También me gustaría decir que [Lucchinelli] me lamía el cul*, aunque tal vez esta no sea una manera correcta de expresarme”.
 
“Al final todos pueden opinar, si bien lo que importa son los resultados. Si puedo ir rápido, todos volverán a subirse a mi carro. Y si no lo logro, seguirán diciendo que me tenía que haber retirado hace años. Sin embargo, solo espero una cosa y se lo he dicho muchas veces a Albi y Uccio (sus amigos): cuando llegue a su edad, espero no ser como ellos”, concluyó.