La pesadilla de Rossi antes de la final

Matías Rossi debía partir desde la pole la segunda final del año, pero por un problema eléctrico en el Ford debió largar desde el fondo.

La grilla de partida para la segunda final del año para el Turismo Carretera en Neuquén ofreció una imagen particular, ya que en la primera fila solamente estuvo el Dodge de Valentín Aguirre, quien partía desde el lado externo. El poleman, Matías Rossi, no pudo largar desde esa posición, debido a que cuando se abrieron los boxes tuvo un problema eléctrico que lo obligó a largar desde el fondo.

Cuando en los boxes se mostró la bandera verde para que los pilotos tomarán contacto con la pista, todos los protagonistas paulatinamente salieron hacia la cinta asfáltica pero en la grilla faltaba un protagonista. El auto que estaba ausente era el de Matías Rossi, quien tenía problemas en su Ford y el Nova Racing trabajaba para que el “Misil” pueda largar la final.

El inconveniente que se presentó en el auto número cinco fue un problema eléctrico con principio de incendio. El equipo trabajó a contrarreloj en la instalación eléctrica y en una de las bombas de nafta. En ese momento, los mecánicos empujaron el vehículo para adelante y para atrás hasta que se puso en marcha.

Cuando comenzó la vuelta previa, Rossi junto a Luciano Ventricelli se colocaron al final de la fila india. Una vez en carrera, en los primeros giros, Nicolás Bonelli tocó al Ford del “Misil” y el de Del Viso hizo un trompo que lo dejó en la banquina y debió abandonar.