La piloto sorda que quiere conquistar el automovilismo español

Lydia Sempere nació con sordera bilateral y gracias a una adaptación en su casco puede sonar en seguir creciendo en el deporte motor.

El sonido que produce el motor es unas de las características principales del automovilismo. Es la sinfonía que tiene como director de orquesta al piloto, quien con su manejo puede darle mayor o menor belleza a la banda sonora.

Sin embargo, ¿Cuán difícil sería manejar sin la posibilidad de escuchar la música que genera un auto de carreras? Lydia Sempere lo sabe porque lo vivió en carne propia. Esta joven española padece sordera bilateral profunda desde su nacimiento y la mayor parte de su trayectoria en el kartismo la hizo sin poder oír.

A pesar de tener que desempeñarse en absoluto silencio, Sempere logró ganar el Campeonato Murciano de Karting Rotax. Más allá del éxito conseguido, la lucha de la piloto de 23 años comenzó cuando supo que si quería avanzar en el deporte motor, debía resolver su talón de Aquiles: la sordera.

“Las dificultades que me encontraba antes de tener mi casco adaptado era pilotar en silencio, un reto para mí correr sin poder escuchar absolutamente nada de lo que pasaba a mi alrededor. No percibía por dónde venían mis contrincantes y no cubría los huecos para evitar perder mi posición, por ello, me costaba conseguir una buena clasificación”, contó la oriundo de Banyeres de Mariola.

Leer más: Son el corazón del DTA y un ejemplo de superación

Con la ayuda del ex F1 Marc Gene y los dirigentes Marco Rodríguez y Julio García, está familia ibérica llegó hasta la empresa especializada Bell, quien decidieron diseñar un casco acorde para que Lydia puede utilizar su implantes. A diferencias de uno normal, este modelo cuenta con dos aberturas en la parte trasera, que hacen que pueda usar el elemento de seguridad sin necesidad de sacarse sus aparatos auditivos.

Tras aquel contacto, Sempere viajó a la sede de la compañía en Bruselas y allí recibió su tesoro más preciado. “Me hicieron unas medidas de la cabeza con los implantes cocleares, de ahí sacaron un casco especial y único para mí. Como imaginareis, al realizar la primera carrera con un casco en el que podía introducirlo sin quitarme los Implantes Cocleares, me emocionó muchísimo y cambio mucho la forma de disfrutar pilotando, y por supuesto, se notaron unos resultados muy positivos”, detalló.

Sin la barrera física que la hacía participar en inferioridad de condiciones, la alicantina ahora quiere crecer dentro del deporte motor español. Tiene intenciones de correr en el Campeonato de España de Turismo con el equipo VSR Motorsport.

Pero un mal universal del automovilismo la aqueja: el presupuesto. Sin embargo, lejos de rendirse, sigue en la búsqueda de sponsor y también apostó a la solidaridad de las redes sociales mediante el crowdfunding para lograr reunir los 20.000 euros que cuesta la inscripción.

En tiempos de pandemia, Sempere tiene un escollo difícil de sortear, pero no está dispuesta a bajar los brazos. “Necesito formar un equipo de miles de almas que me den impulso. Corren tiempos difíciles para todos, pero estoy acostumbrada a luchar contra la adversidad desde que nací y no voy a tirar la toalla ahora”, concluyó.

El automovilismo argentino sabe de historias como la de Lydia. Dentro del equipo Fiat Racing Team de Súper TC2000 hay dos mecánicos hipoacúsicos. Mario Raffo y Mariano Cano integran la escuadra de Ulises Armellini prácticamente desde su creación y con el pasar del tiempo se convirtieron en una fuente de inspiración para todos.