La primera mujer en presidir una entidad automovilística en Argentina

Mónica Cobián, desde 2019 es la presidente del Automóvil Club Río Grande y se convirtió en la primera mujer en comandar una entidad de automovilismo en Argentina.

El automovilismo argentino vivió un hecho histórico en 2018, ya que Mónica Cobián ganó las elecciones presidencias del Automóvil Club Río Grande en Tierra del Fuego y desde 2019 se convirtió en la primera mujer en estar al frente de una entidad automovilística en nuestro país. Conocé su historia.

“Yo vengo de familia de corredores, mi viejo corría en el Gran Premio de la Hermandad, mis abuelos también. Mi mamá fue parte de lo que acá se llamó mujeres fueguinas en la década de los ’80, donde era una institución solo de mujeres, que eran dirigentes, banderillas, cronometristas, corredoras, todo lo hacían ellas. Después me fui a la facultad a estudiar Turismo y Demografía y cuando volví el presidente del club en aquel momento me pide que lo ayude y no me fui más”, expresó en primer término Cobián, quien ganó las elecciones del Automóvil Club Río Grande en diciembre de 2018.

Sobre sus inicios dentro del Automóvil Club Río Grande, dijo: “Comencé como ayudante, después como secretaría de la institución y hace 19 años que estoy dentro del club y luego pude llegar a la presidencia, un largo camino recorrido”.

Sobre el espacio que tiene la mujer dentro del automovilismo, Cobián sostuvo: “Nos cuesta muchísimo ganarnos el lugar y el espacio. De hecho lo hablamos el año pasado con Nadia Cutro (manejó el auto 0 de Nerio Sartini en la apertura de la 46° Edición del Gran Premio de la Hermandad) de que nos cuesta todo el doble”.

Y agregó: “En realidad jamás me sentí discriminada por los hombres cuando trabajé como secretaria o como ayudante, era una más. Pero cuando gané la presidencia es como que se dieron cuenta que era mujer (risas). Era algo raro y peor cuando gané las elecciones y me llamaron desde Buenos Aires y me dijeron que era la primera mujer a nivel nacional que estaba al frente de una institución de hombres. Eso generó una presión después porque me decían que estaba haciendo historia. Una cosa es jugar de local y otra que te miren a nivel nacional”.

Por último, cuando se le consultó en relación a si tiene en mente seguir escalando dentro del mundo de la dirigencia, dijo: “La verdad que no, yo llego a presidente del club porque amo la institución. Los chicos de la Asociación Argentina de Volantes me decían ‘Mónica tenés que seguir para arriba, sos un icono’ pero la verdad uno es muy amateur a comparación del resto. Por ejemplo acá las carreras no son televisadas, no se gana plata con las carreras, acá se hace todo a pulmón. Buenos Aires es jugar en las ligas mayores”.