Carburando

Turismo Carretera

La victoria más triste de Roberto Mouras

Hace 36 años ganó en la "1ra Vuelta de Benito Juárez" de TC con Dodge en Tandil. En un accidente se mató Octavio Suárez, quien era presidente de la ACTC.
La victoria más triste de Roberto Mouras
La victoria más triste de Roberto Mouras

Fue una de las victorias más tristes de Roberto Mouras en su rico historial en el TC y en el podio sólo hubo saludos y nada más. Hoy se cumplen 36 años de la carrera que ganó con el Dodge  en Tandil y en la que se produjo la trágica muerte de quien en ese entonces era piloto y presidente de la ACTC, Octavio Justo Suárez en la carrera que se disputó el 23 de septiembre de 1984.  Todo ocurrió en la competencia que se realizó en el increíble trazado de ruta más largo que terminó utilizando el TC de 32.250 metros cercano a la ciudad de Tandil. Esa fue, además, una carrera histórica porque se denominó "1ra Vuelta de Benito Juárez" y llevaba la organización del Club Atlético Alumni de esa ciudad con la colaboración del Tandil Auto Club. Unas 15 mil personas en medio del campo y de las sierras fueron testigos de una gran victoria de Roberto Mouras con el histórico Dodge de TC, aunque la carrera tuvo un tinte trágico. 

LAS SERIES

En la primera serie largaron en punta Mouras y Emilio Satriano, seguidos esta vez del reaparecido Oscar Aventín y Octavio Suárez con un total de 31 autos. Ganó Satriano por casi dos segundos sobre Mouras y Oyhanart. En la segunda serie largaron Jorge Martínez Boero y  Oscar Castellano y luego salieron Banfi y Martínez, De Benedictis y Marcos, con un total de 30 autos. Castellano picó en punta y obtuvo el triunfo de forma holgada. Su serie fue la más veloz. El segundo puesto se resolvió a favor de Eduardo Marcos sobre Juan De Benedictis. 

LA FINAL  Y EL ACCIDENTE

De acuerdo con los tiempos de las series, la grilla de la Final quedó ordenada con Castellano y Satriano en la primera fila. Mouras compartiría la segunda con Eduardo Marcos. Juan De Benedictis y Oyhanart en la tercera. Luego Brescia y Eduardo Martínez, Suárez y Aventín, Morresi y Di Nezio, Banfi y Calamante, siempre cada diez segundos.

A poco de largarse la carrera hubo lucha en los relojes en cada top de los aviones a lo largo del extenso circuito. En la primera vuelta Satriano era líder con el Chevrolet de Chivilcoy, seguido de Mouras, Castellano y Martínez. En el segundo giro Mouras aceleró y toma la punta de la carrera por tiempo.

En el lote intermedio, Suárez y Aventín viajan juntos por la recta de la Ruta 74 rumbo a la curva de Scarminacci, donde empalmarían la Ruta 30. El “Gordo” Suárez ya le había hecho señas al de Morón para que lo pasara, ya que no estaba conforme con la tenida de su auto. De repente, el auto 9 se salió del camino hacia la izquierda, dando varios tumbos de frente, y quedando volcado con sus ruedas hacia arriba y con sus dos ocupantes conscientes. Aventín sólo lo vio por el espejo. Morresi lo vio desde atrás.

Néstor Torre, su acompañante, logró quitarse los cinturones. Octavio, viendo que el habitáculo se inundaba de nafta le pidió que le acomodara el brazo, para intentar salir luego que lo hiciera este. Cuando Torre salió del auto buscó una barreta para abrir la puerta de su piloto, atorado con el volante del auto. Pero mientras se encontraba abocado a esta faena junto a dos oficiales de pista y algunas personas del público que llegaron a dar una mano, una explosión los tiró hacia atrás. El fuego comenzó a consumir el auto. Todo fue inútil, y Suárez falleció en pocos minutos. Tristemente, la carrera seguía. Las comunicaciones no eran el fuerte por entonces.

La segunda vuelta tenía a Mouras puntero sobre Castellano, Satriano, y Eduardo Martínez es cuarto. No hubo cambios en la tercera vuelta. Pero en ese giro, Oscar Aventín que era décimo hasta ese momento, se detuvo para avisar a las autoridades que ha visto fuego en el auto accidentado de Suárez. Los punteros ya pasaron hace más de un minuto, y viajan en el cuarto giro. En este tercer paso por el control, los cinco primeros mantienen sus puestos. Desde este momento y hasta el final de la prueba, las ambulancias que se dirigen al lugar del accidente y desde el mismo hacia otros puntos, circulan por la pista en medio de la carrera, en varias ocasiones, en sentido contrario a la misma

Al paso por la cuarta vuelta se mantienen las posiciones y no les bajan la bandera a los pilotos, que siguen enfrascados en la carrera. Muy pocos autos se detienen en el lugar del accidente, que dicho sea de paso, es el más veloz del circuito. Lo que sucedió es a los autos se los esperó un giro más para bajarles la bandera. Con muchos de los pilotos avisados por sus equipos, no hubo mayores cambios en las posiciones. Salvo Mouras, que hizo el récord en ese último giro, para recibir el final de la carrera pegado al auto de Castellano.

Roberto Mouras ganó así la carrera más triste de su trayectoria por más de 9 segundos sobre Castellano y casi 11 sobre Satriano. Luego llegaron cuarto Eduardo Martínez a más de 50 segundos, quinto Marcos y sexto Oyhanart.

El podio se limitó a un mero formalismo con intercambio de saludos entre los punteros, que no tienen ganas de festejar. Durante esta competencia, Roberto Mouras anunció que a la brevedad pondrá a la venta su Dodge, debido a que está armando otro que es mucho más liviano que el actual. Más tarde,  bajo presión de la nueva dirigencia, el equipo comenzará a pensar en un cambio de marcas.

¿QUIÉN FUE OCTAVIO SUÁREZ?

Octavio Justo Suárez fue presidente de la ACTC desde el año 1974 hasta 1984. Recordado en el ambiente automovilístico por competir siempre acompañado de su hermano Pedro, se hizo popular por llevar en su Dodge el seudónimo de "Hermanos Suárez" con el que era conocida la dupla que formaba con Pedro.

Durante su gestión, como presidente en la ACTC, tuvo la difícil misión de regir los destinos de la categoría en una época en la que había florecido un fuerte conflicto entre la Comisión Argentina de Automovilismo Deportivo (CADAD) y el Automóvil Club Argentino (ACA), entidades que se disputaban la legítima fiscalización de las competencias del TC. En el marco de ese conflicto, Suárez entraría en la historia del automovilismo argentino al tomar la decisión de convertir al entonces gremio de pilotos conocido por las siglas de ACTC, en un órgano fiscalizador de competencias, facultad que dicha organización continua desarrollando hasta el día de hoy.

Falleció trágicamente hace 36 años aquel 23 de septiembre de 1984 en Tandil. Unos días antes de este siniestro, Suárez se había alzado con el triunfo en la Vuelta de Santiago del Estero, ganando a bordo de su unidad Dodge GTX. Durante toda su gestión se destacó por ser defensor de la organización de las competencias del TC en las rutas, defendiendo el origen de la categoría. Su muerte se produjo como producto del vuelco sobre la Ruta 74 , aproximadamente a 3500 metros de la conocida curva Scarminacci, luego del accidente su auto entro en llamas y ocasionales colaboradores solamente,  pudieron retirar a su acompañante Norberto Torres.

Recibir mas informacion sobre
La victoria más triste de Roberto Mouras

Lo mas leído

Destacadas

TC2000

Ver todas

Turismo Carretera

Ver todas