Los autos 0km son más caros con la ley emergencia económica

El Gobierno impone subas del 25% en los modelos de más de $ 1,8 millón y 50% en los de más de $ 3,3 millones. Están exceptuados utilitarios y pick up.

Sin cambios se aprobó el pasado sábado la Ley de Emergencia Económica y esta medida afectará los valores de los autos 0Km. Habrá dos escalas para que los vehículos tributen impuestos internos.

La medida, que fue implementada en 2014 por la ex presidenta Cristina Kirchner (hoy vicepresidente) y eliminada en 2016 por el ex mandatario Mauricio Macri, implica que el 43% de los autos que se venden en el país, será alcanzado por el gravamen y deberá modificar sus valores.

La decisión que fue aprobada por 43 votos a favor, 23 en contra y una abstención, y dio por sustituido el artículo 39 de la Ley de Impuestos internos vigentes hasta el momento. Esa posibilidad se había dado a conocer el pasado martes, mientras los representantes del sector automotor se reunían con el presidente Alberto Fernández para planificar el Plan 2030.

Según los cálculos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), un auto con un precio mayorista hipotético de $1.300.001 pagaría entonces $325.000 de impuestos internos, con lo que el precio al público quedaría en $2.154.071. En tanto, un vehículo con un precio mayorista de $2.400.001 pagaría $1.292.400 y quedaría con un precio al público de $4.669.146.

Autos

Por otro lado también se confirmó que la AFIP actualizará, trimestralmente, a partir de abril de 2020, los importes consignados, considerando el Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM), respectivo a cada rubro, que suministre el INDEC, correspondiente al calendario que finalice el mes anterior indicado. Los montos actualizados surtirán efectos para los hechos imponibles que se perfeccionen desde el primer día del segundo mes inmediato siguiente a aquel en que se realice la actualización.

“El impuesto sobre los vehículos de alta gama no afectará a los autos de los segmentos medio y bajo, que representan no menos de 97 por ciento de la oferta de las terminales”, agregó Ricardo Salomé, presidente de la Asociación de Concesionarios (Acara). “El impuesto es muy alto, pero es coyuntural y sobre todo atenta contra la línea de vehículos premium, de alta gama, ya que la cantidad de autos que superan esas cifras de las marcas generalistas son muy pocos". El tributo exceptúa a utilitarios y pick up.