Los hombres también lloran

Maverick Viñales bañado en lágrimas rinde homenaje a su amigo Óscar Fernández tras su muerte por cáncer.

Emoción a flor de piel. La hipocresía, los egos y las rivalidades del mundo “Motogp” se deján de lado por un instante, cuando un piloto con nombre de película, sufre y siente la perdida de su amigo recientemente fallecido.

Este fin de semana en el Gran Premio de Holanda en Assen, Maverick Viñales y Yamaha volvieron al triunfo superando un comienzo de temporada negativo. En la vuelta de honor se lo vió al catalán señalar al cielo dejando de lado todo significado deportivo y en lágrimas rendirle tributo a su amigo: Óscar Fernández, quien no pudiera superar la enfermedad del cáncer. Viñales llegó a donar 81.000 euros en pos de su recuperación.

Viñales le debe su nombre al personaje interpretado en los 80”, por el entonces joven actor estadounidense Tom Cruise, quien rompería todas las taquillas con el film dirigido por Tony Scott. Top Gun, era el término que describía la feroz competencia donde participaban los aviadores del US Navy para lograr transformarse en el piloto más virtuoso a bordo del poderoso F-14 Tomcat. Hoy la batalla y el escenario se desarrollan en el suelo pero con la misma intensa rivalidad. Maverick dejó hasta la piel para ganar en la Catedral de la Velocidad, una victoria épica que tuvo un significado extra para él.