Maserati 450 S el "Monstruo Maldito"

Maserati 450 S Scudería Buell, el auto que Fangio no pudo correr

En 1958, Maserati se había retirado de la competición internacional.

De todas maneras la factoría italiana siguió construyendo autos de carreras para escuderías privadas.

Uno de esos autos fue el 450 S, un sport de 400 hp con un motor V8, con el que Juan Manuel Fangio hizo la pole postion en el Gran Premio de Cuba, pero jamás llegó a correr.

Fangio en Cuba

La Maserati 450 S fue tal vez el auto más potente con el que llegó a correr el "Quíntuple" Juan Manuel Fangio.

Fue una gran máquina que estuvo signada por una continua mala suerte.

El auto vio la luz en 1957 el último año de competencia oficial de la escudería de Módena.

Debutó en los "1000 km. de Bs. As" con Juan Manuel Fangio y Stirling Moss al volante y a pesar de esta dupla temible, el auto, no logró terminar la carrera por problemas mecánicos.

Ese mismo año el magnate petrolero norteamericano Temple Buell le encargó a Maserati tres 450 S, para competir en carreras de resistencia, en América y Europa. De esos tres autos dos terminaron destruídos en Venezuela.

Pese a haber sido un auto superior, superando inclusive a las Ferrari, como lo demostró Fangio al ganar con una 450 S las "12 horas de Sebring" en el 57, la maldición persitió al año siguiente cuando el "Chueco", se subió a una Maserati 450 S del equipo privado Buell.

Fangio Cuba

Fangio disputaba el Gran Premio de Cuba en La Habana y a pesar de que clasificó primero, no pudo correr la carrera porque fue secuestrado, la noche anterior, por un comando guerrilero que lo mantuvo cautivo hasta el día después de la carrera.

El piloto argentino pudo haber ganado la competencia de no haber sido porque el diablo metió la cola y una revolución que lo uso para hacer propaganda, en el país de Fulgencio Batista, el dictador que sería derrocado dos años después por Fidel Castro y el "Che" Guevara.

Según Fangio, los secuestradores, sin querer, le hicieron un favor ya que el día de la carrera, en la quinta vuelta, la Ferrari de Armando García Cifuentes agarró aceite se despistó y mató a siete espectadores e hiriendo a otros 40.

Maserati 450 S

Con el "Monstruo Maldito", Fangio era un rival de temer para las Ferrari, pero sin él en carrera, Moss y Gregory ganaron desde la largada la carrera que se paró en la sexta vuelta por el mencionado accidente.

Cerca de 150.000 personas asistieron a la cátedra del gran Campeón argentino el día sábado y a la tragedia del domingo, en la carrera que se desarrolló en la costanera habanera.