Mazzacane y otro trago amargo en Posadas

Gastón Mazzacane sufrió la rotura del motor cuando venía tercero en la primera serie y se quedó con las manos vacías.

El autódromo de Posadas no trata para nada bien a Gastón Mazzacane, ya que en 2016 sufrió la rotura del motor en la última vuelta mientras lideraba la final. Y este domingo, cuando transitaba tercero en la primera serie, su impulsor dijo basta y el platense tuvo otro trago amargo en el trazado misionero.