No iba a correr y terminó ganando

Exequiel Bastidas terminó de juntar el presupuesto para Rosario sobre el final, viajó, hizo la pole position y ganó.

La historia de muchos pilotos del automovilismo argentino arranca con la palabra presupuesto. La mayoría de las veces el dinero siempre le gana al talento, por es que Exequiel Bastidas le tuvo que imponerse primero a la situación económica para luego festejar en lo más alto del podio de Rosario.

A pocos días de la séptima fecha de la temporada para el TC2000, Bastidas pensaba que la miraría por la televisión, sin embargo, él, su familia y los sponsors hicieron un esfuerzo para que no se ausente en su primera temporada dentro de la categoría.

El viernes se mostró competitivo, el sábado se quedó con su segunda pole position -repitiendo lo de Paraná-, y el domingo conquistó su primera victoria en la especialidad, que como dijo el propio Bastidas en el podio, no iba a correr y se encontró ganando.

“Sinceramente no me lo esperaba, veníamos pensando más en el presupuesto que en otra cosa. Todos sabíamos que teníamos el potencial y lo veníamos demostrando en las últimas carreras, pero de ahí a ganar…no lo puedo creer”, comentó el piloto del DTA Racing.

“Casi un día después de la carrera sigo contestando mensajes, esto de ganar en el TC2000 me hizo colapsar el teléfono”, aseguró Bastidas con tono de gracia.

Con este resultado, el paranaense se ubica quinto en el campeonato e hizo volver a la victoria al DTA Racing con el mismo auto que le dio la última victoria en el Súper TC2000, cuando lo manejaba Mariano Werner en 2018.