No maten a 9 de Julio

Autódromos puede haber muchos, pero como 9 de Julio poco. Increíblemente el automovilismo se había olvidado de todo lo que le dio el trazado de la provincia de Buenos Aires.

Hace tiempo que las categorías argentinas buscan mejorar el espectáculo, muchas modificaron sus reglamentos técnicos y otras el deportivo para que los autos se pasen. El Top Race hizo muchas de esas cosas, pero este fin de semana volvió a confiar en un viejo conocido, el circuito de 9 de Julio, donde se pudo ver autos doblando a la par en el curvón peraltado, donde además hubo muchos sobrepasos como así también en la chicana, en las planas y en la horquilla.

No todo lo de antes era mejor, ni todo lo de ahora está mal, pero hay algo cierto y es que los autódromos que ya tienen varias décadas encima, son los que siguen brindando espectáculo, como Paraná, Olavarría y Rafaela, todos organizados por un club y no por municipalidades.

El circuito de 9 de Julio quizás no está en las mejores condiciones y sus encargados deberán seguir trabajando, pero este fin de semana dieron un gran paso, se lo vio muy bien y la ciudad volvió a respirar automovilismo nacional.

Esta es la gran oportunidad que tiene el deporte motor para volver a tener en el calendario un trazado que garantiza buen espectáculo. A partir de ahora, estará en cada categoría si quiere mirar para otro lado o no, pero no dejemos morir a 9 de Julio.