A partir de 2022 los nuevos autos del WRC serán híbridos

La reconversión se da en el contexto de atraer más marcas a la categoría y ser autos para competir más económicos a corto plazo.

Lentamente se van conociendo  algunos detalles de cómo serán el WRC a partir de 2022. Para comenzar, nos tenemos que olvidar de dicha nomenclatura. Se acabaron los coches World Rally Car. A partir de dicho año serán Rally1, aunque el campeonato se seguirá llamando WRC. Solo es el primer cambio de muchos que se han proyectado en este último tiempo.

  • Te puede interesar: Hace 43 años fallecía el Campeón Mundial sin título: José Carlos Pace
  • Uno de los más relevantes tiene que ver con que a partir de 2022 los coches del Campeonato del Mundo de Rallies también pasarán a ser híbridos. Es algo que conocíamos de forma más o menos fehaciente desde hace un tiempo, pero ya es oficial. Los Rally1 serán la punta de lanza de la pirámide pero seguirán existiendo el resto de categorías, empezando por la Rally2, presente desde 2013.

    La principal batalla de la FIA es conseguir que el WRC sea atractivo para las marcas. Tras la salida de Citroën, ya solo quedan como equipos oficiales el de Toyota y el de Hyundai, con el M-Sport haciendo las veces de equipo satélite de Ford. En los últimos años la salida de marcas ha sido constante en el WRC.

    Otra premisa de la FIA es que los Rally1 tengan una apariencia agresiva, en ese sentido sí que se seguiría la línea de los WRC, pero con mayor simpleza en algunos componentes, más similares a los Rally2, para así abaratar costos. La relación peso/potencia se mantendrá en los niveles actuales, en los 3,1 kilos por caballo.

    WRC

    Además, cada fábrica tendrá libertad para elegir su modelo de carrocería. Se eliminan los conductos ocultos que pudiesen dar una ventaja aerodinámica y también se simplifica toda la parte trasera de los vehículos. Ya no habrá tanta diferencia entre un nuevo Rally1 y los actuales Rally2.

    Por último, en cuanto a la transmisión, serán coches con tracción total y cinco velocidades, muy similares en concepto a las reglas de los actuales Rally2. El diferencial de tipo de nivel simple, sin diferencial central, sólo un tren de transmisión cinemático. Se permite un máximo de seis unidades de transmisión por coche por año.