Pechito López entre el recuerdo y la despedida

Un día como hoy pero hace tres años José María López alcanzaba su primer título en el WTCC. A su vez, el cordobés se despidió de la Copa por Instagram.

Fue un antes y un después para José María López su paso por el WTCC. El cordobés ganó en Termas de Rio Hondo con el WTCC en el 2013 con un BMW y eso le abrió las puertas para ser parte de la categoría al año siguiente, siendo piloto oficial Citröen. Él siempre confió en sus cualidades conductivas, pero obviamente no se imaginaba los grandes resultados que vendrían tiempo más tarde. De hecho su carrera consagratoria en 2014 fue un día como hoy. Un 26 de octubre, donde consiguió alzarse con su primer título en el Mundial de Turismo.

Fue un fin de semana muy especial en Suzuka. Pechito se quedó con la pole position en el mítico trazado japonés y luego obtuvo la victoria en la primera carrera final, lo cual le permitió cantar campeón junto al equipo francés. Una madrugada que puso contento a todos los argentinos, ya que el país tenía un nuevo campeón del mundo. A partir de allí, López siguió con la misma tenacidad y llegaría a tener tres títulos consecutivos dentro del WTCC. Un logro impresionante.

En su cuenta de Twitter, Pechito recordó ese día inolvidable. “3 años pasaron de mi primer campeonato del mundo. Tantas cosas han pasado desde ese día. Vamos por más desafíos!”, publicó en su cuenta oficial de la red social del pajarito azul. A su vez, se mostró nostálgico en Instagram, donde mostró una foto de la Copa de campeón que entrega el WTCC, la cual pasa de mano en mano cuando cambia el monarca de la categoría. “Cómo me costó despedirme de ella! 3 años juntos. Ahora toca entregarla al próximo Campeón del Mundo del @fia_wtcc Se la va a extrañar”, señaló el cordobés.

La copa para el campeón del WTCC que tendrá que devolver Pechito López

Mientras define su futuro dentro del automovilismo, donde existe la posibilidad de continuar su carrera en Europa, como también una mínima chance de volver a Argentina, José María López se detuvo un instante para mirar el pasado y disfrutar un poco lo conseguido, que no es poco.