Porsche 911 Targa, un clásico con la mejor tecnología

Porsche 911 Targa 2020 es el regreso al pasado con tecnología actual. El convertible alemán llegará al mercado en agosto con dos versiones.

Es verdaderamente un clásico y con sangre deportiva y distinción. Lo que en 1965 nació como un cabriolet seguro con barra antivuelco, pronto se convirtió en todo un ícono dentro de la gama del 911 de la marca alemana. El tercer miembro de la octava generación del Porsche 911 es el Targa, que llega para hacerle compañía al Coupé y al Cabriolet con su particular concepto descapotable. 

Porsche sigue ampliando la gama de la octava generación del 911 -992-, y esta vez tocó el turno al 911 Targa, que como siempre, se distingue por el diseño del techo, la barra de seguridad antivuelco y la ventana posterior envolvente. Llegará al mercado en las versiones Targa 4 y Targa 4S.
 
Su gran diferencia respecto de otros convertibles, incluido el propio 911 Cabriolet, es que el Targa pierde el techo, pero no el medallón. El arco de seguridad nace en el poste B y le da forma a un medallón curvo sumamente llamativo. La transformación le toma tan solo 19 segundos gracias a un sistema retráctil automático.
Porsche 911 Targa 4 y Targa 4S

Cuando una nueva generación de un determinado modelo acaba de aterrizar en el mercado suele pasar un cierto tiempo hasta que todas y cada una de las diferentes versiones terminan de presentarse. Algo similar ocurre con este Porsche 911 992, el cual nos ha ido mostrando poco a poco las distintas carrocerías que completarán su gama, ya sea el Cabriolet el Speedster o el Turbo.

Esta variante muy reconocida a simple vista por sus particularidades y de la que muchos entusiastas de la marca aún siguen enamorados, es decir, el Porsche 911 Targa tiene una carrocería que no podía faltar en la nueva generación del deportivo alemán. Su puesta a punto ha tardado un poco más que la del resto, culminando los últimos detalles en un circuito tan reconocido como el de Nürburgring.

La característica distintiva del Targa sigue siendo su sistema de techo. Igual que en el legendario Targa original de 1965, destaca por su típica barra antivuelco ancha, así como por una sección de techo sobre los dos asientos delanteros que puede desplazarse y por una ventana posterior envolvente. La operación de abrir y cerrar el techo se realiza de forma cómoda en solo 19 segundos y todo el proceso es automático.

Recordemos que el 911 Targa 2.0 de 1965 fue un modelo pionero en el mundo del automóvil. Comercializado originalmente como un "descapotable seguro con barra antivuelco", el Targa, con su techo desmontable, creó un concepto independiente y se convirtió en un icono. Hasta hoy, Porsche ha continuado combinando dos mundos en el 911 Targa: las ventajas de la conducción abierta propias de un descapotable con la comodidad y seguridad típicas de un coupé.

Porsche 911 Targa 4 y Targa 4S

Tiene más potencia

El 911 Targa 4 está propulsado por un motor bóxer de seis cilindros y tres litros que, con la ayuda de dos turbocompresores, alcanza ahora los 385 caballos de potencia (15 más que antes) y, en combinación con el pack opcional Sport Chrono, acelera de 0 a 100 km/h en apenas 4,2 segundos, una décima más rápido que el modelo anterior. Tiene un par de 450 Nm que va de las 1.950 a las 5.000 rpm.

Por su parte el 911 Targa 4S tiene 450 caballos (30 más) y, con ese mismo pack, hace que se llegue a los 100 km/h en 3,6 segundos, lo que supone rebajar en cuatro décimas el tiempo de su predecesor. La velocidad máxima es de 289 km/h (2 km/h más que antes), mientras que el 4S alcanza los 304 km/h (3 km/h más que antes). Su par máximo es de 530 Nm (30 Nm más) disponible entre las 2.300 y las 5.000 rpm.

Ambos están equipados con la transmisión PDK de doble embrague y ocho marchas, además de contar de serie con el sistema Porsche Traction Management (PTM) de tracción integral.

Como alternativa, el 911 Targa 4S se puede pedir con la nueva caja de cambios manual de siete velocidades, con la que se incluye el pack Sport Chrono.

Mucha tecnología

También está disponible por primera vez en ambas versiones el Porsche InnoDrive, que integra el control de crucero adaptativo. Gracias a la mejorada función Smartlift, la altura libre al suelo se puede programar para levantar el frontal, algo útil por ejemplo para acceder a un garaje. La lista de opciones se puede completar con una amplia gama de elementos de Porsche Tequipment y con nuevas alternativas de Porsche Exclusive Manufaktur, el departamento de personalización de la marca.

Por su parte el sistema de amortiguación variable controlado electrónicamente (Porsche Active Suspension Management, PASM) es de serie en los nuevos modelos 911 Targa. Este sistema ajusta de forma automática las características de la amortiguación de acuerdo a los programas Normal y Sport. El Porsche Torque Vectoring Plus (PTV Plus), que incluye un diferencial autoblocante electrónico trasero para distribuir el par, se añade al equipamiento estándar del Targa 4S y es opcional en el Targa 4. Como las otras variantes de la octava generación del 911, el Targa también cuenta con el modo Wet de serie, para uso con la carretera mojada.

El 911 Targa 4 equipa neumáticos 235/40 ZR sobre llantas de aleación de 19 pulgadas en el eje delantero, mientras que detrás utiliza una medida 295/35 ZR en 20 pulgadas. De serie, el 4S monta neumáticos 245/35 ZR con llanta de 20 delante y 305/30 ZR con 21 pulgadas.

En cuanto a los frenos, en el Targa 4 se ocupan cuatro discos de 330 milímetros con pinzas monobloque fijas de cuatro pistones en color negro. Las pinzas de freno rojas del Targa 4S tienen seis pistones delante y cuatro detrás, con discos que miden 350 milímetros en todas las ruedas. El sistema de discos cerámicos Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB) se puede pedir como opción.

Toque vintage

En el exterior del 911 Targa destacan elementos de diseño de la generación 992. Comparado con su antecesor, la carrocería cuenta con unos pasaruedas bastante más pronunciados delante y, entre sus faros led, el capot se distingue por un rebaje que recuerda al de las primeras series del 911. En la parte trasera destaca un alerón más ancho regulable, así como por una tira de luces integrada entre los pilotos. Con la excepción de las secciones frontal y la trasera, todos los paneles de la carrocería están hechos de aluminio.

El interior es idéntico al de los modelos 911 Carrera y destaca por las líneas rectas y limpias del salpicadero, con el cuadro de instrumentos integrado. Porsche se ha inspirado en los 911 de los años setenta. Junto al característico cuentarrevoluciones central se encuentran dos pantallas sin marco que se pueden configurar. Asimismo, un pequeño panel con cinco botones, situado por debajo de la pantalla de 10,9 pulgadas del Porsche Communication Management (PCM), da acceso directo a las funciones más importantes del vehículo. Este PCM es de serie e incluye la navegación online basada en los datos de la nube, así como el sistema Connect Plus.

Los nuevos 911 Targa llegarán al mercado europeo en agosto y los precios finales oscilarán entre 147.608 euros para el 911 Targa 4 y 165.255 para el 4S.

Porsche 911 Targa 4 y Targa 4S