Rayó un Tesla Model 3 y fue grabada por el propio auto

Una mujer de 57 años se entregó a la Policía de Broomfield (Colorado, EEUU) después de rayar un Tesla Model 3 y ser grabada en el acto por las cámaras del vehículo.

Los hechos, que tuvieron lugar cinco días antes, el sábado 28 de septiembre, en el párking de la escuela de secundaria Legacy High School, fueron filmados gracias al Modo Centinela de Tesla.

Este sistema de seguridad 'guardián' activa las nueve cámaras colocadas en el exterior del coche cuando detecta un riesgo de amenaza o robo (por ejemplo, si alguien se asoma por las ventanillas o se apoya sobre la carrocería).

 


El mismo sistema permite incluso descargar una grabación de vídeo, que comienza 10 minutos antes de que se detecte una amenaza, insertando una unidad USB en el automóvil antes de habilitar el modo Centinela.

Tras el suceso, el propietario del coche, Alan Tweedie, decidió acudir a la Policía de Broomfield para denunciar los hechos. Paralelamente subió a Facebook la grabación realizada por su Tesla Model 3 a fin de lograr difusión y poder encontrar a la autora del acto vandálico, según informó CBS4, resultando todo un éxito.

La repercusión fue tal que el vídeo superó las 188.000 reproducciones en apenas cinco días y la responsable de lo ocurrido terminó confesando ante las autoridades de Boomfield, tal y como confirmó el propio cuerpo policial a través de la mencionada red social. Este es el comunicado de policía:"Recibimos cientos de consejos sobre el vídeo de la mujer rayando un Tesla el fin de semana. Identificamos a la sospechosa, Maria Elena Gimeno, de 57 años, a principios de esta semana. Anoche se entregó y fue fichada en el Centro de Detención de Broomfield bajo el cargo de Criminal Mischief, un delito grave de clase 6. Agradecemos la ayuda de la comunidad para resolver este caso".

Los daños causados al Tesla Model 3 fueron valorados en 2.000 dólares (unos 1.800 euros) y la autora fue acusada de un delito de vandalismo grave, por lo que enfrenta ante la justicia una causa con penas  hasta un año y medio de prisión. Además deberá abonar una multa de 5.000 dólares (4.550 euros).