Red Bull se sigue llevando técnicos de Mercedes

Tras la ida del jefe de ingeniería Ben Hodgkinson, ahora Red Bull se llevó un grupo de mecánicos de Mercedes. ¿Qué dijeron Hamilton y Toto Wolff?

Si está todo inventado, nada mejor que copiar lo mejor. O al menos adoptarlo. Así parece que pensó Red Bull dentro de la Fórmula 1 con el claro objetivo de destronar a Mercedes de esa posición de dominante. Para ello, en medio de espionaje y negociaciones directas en detrimento del rival, se agitaron las aguas en la máxima categoría.

Mercedes no para de ganar títulos, de la mano de Lewis Hamilton (en el medio también con Nico Rosberg) y los avances técnicos en sus autos plateados y negros, según la época, son la gran referencia para sus rivales. Para ello, Red Bull, ganador en 2010 y en 2013, había anunciado tras la carrera de Imola, a fines de abril, la contratación de Ben Hodgkinson, ex jefe de ingeniería mecánica de Mercedes, donde trabajó durante casi dos décadas. Y en la previa del Gran Premio de España se confirmó la contratación de otros cinco trabajadores de la fábrica alemana.

Leer además: Hamilton cerró un viernes redondo para Mercedes

Steve Blewett, jefe de fabricación en Mercedes, será el director de producción de la unidad de potencia de Red Bull; Omid Mostaghimi pasará de jefe del equipo de electrónica a jefe de trenes motrices, electrónica y ERS; Pip Clodedejó su cargo de responsable del equipo de concepto de la unidad de potencia para convertirse en el jefe de diseño mecánico del ERS del Red Bull; Anton Mayo aceptó el desafío de ser el responsable del diseño del motor de combustión interna y dejó el cargo de jefe del equipo de ingeniería; mientras que Steve Brodie, quien era el jefe de pista e inspección final, será el jefe de grupo de operaciones del motor de combustión interna.

"La misión de Red Bull de incorporar todos los aspectos de sus operaciones en la Fórmula 1 a través de Red Bull Powertrains es una empresa enormemente emocionante, pero también extremadamente exigente, y sabemos que el éxito solo se logrará trayendo a los mejores y más brillantes talentos, proporcionándoles las herramientas adecuadas y creando el entorno adecuado en el que puedan prosperar", analizó Christian Horner, el jefe de equipo de Red Bull.

El equipo austríaco se benefició de que su fábrica esté situada en el Reino Unido, donde tienen "acceso a una gran cantidad de talentos en el campo de la ingeniería". En Milton Keynes, Red Bull dedica un espacio a su nuevo proyecto: la construcción de motores de última generación ante la salida inesperada de Honda.

"Trabajando con nuestro nuevo director técnico, Ben Hodgkinson, y junto con el personal clave retenido de Honda Racing Development, cada uno de los altos cargos anunciados hoy aportan una gran experiencia, conocimientos e innovación al programa Red Bull Powertrains y nos proporcionan la plataforma técnica más fuerte para el futuro", afirmó Horner.

Las intenciones de Red Bull estaban claras en el paddock de la F1 y Toto Wolff no se sorprendió cuando le consultaron si no debería aumentar los salarios de sus empleados para evitar una huida masiva a Red Bull. "Perderemos algunos, ganaremos otros. Pero al final, creo en la filosofía de Mercedes, y creo que somos un buen entorno. Siempre habrá un ida y vuelta. Pero digámoslo así, entiendo de qué va Christian, quiere construir una estructura y ahí es donde hay que dar un gran cheque a veces. Pero eso está bien", dijo el jefe de equipo y accionista de Mercedes según publicó el diario Clarín.

“Las pequeñas disputas que tiene la gente no me quita las energías. Tengo al mejor aliado en Toto Wolff, que gestiona el equipo para que rinda al máximo. Todo nuestro personal es increíble; no es una sorpresa que el resto quiera a los mejores", indicó.