Ricardo Caballero y su retiro: "Me voy satisfecho"

Ricardo Caballero se retiró de la CDA del ACA luego de 42 años de actividad. En dialogo con Carburando hizo un repaso del largo camino recorrido

Es imposible hablar de la CDA del Automóvil Club Argentino sin mencionar, en algún momento, a Ricardo Caballero. Quien fue parte de la institución decidió, luego de 42 años de actividad, ponerle fin a su tarea. En dialogo con Carburando Caballero arrancó hablando de sus inicios y de la llegada a nuestro deporte. “Arranqué el 21 de agosto de 1978. Ingrese al Club a la parte de automovilismo porque había una vacante en el ACA. A partir de ahí fue un largo camino el que recorrí y sumamente importante porque me permitió meterme en una actividad totalmente desconocida para mi. Yo venía de otro mundo mundo. Antes de entrar acá tenía una Agencia de Lotería, Prode y Quiniela”.

Al ahora de hablar del mundo motor, Ricardo tiene su punto de vista  “El automovilismo es un deporte distinto a todos los demás porque todo está reglamentado. Allí están los deberes y los derechos de un deportista. Además considero que las carreras nunca terminan cuando cae la bandera a cuadros. A diferencia del fútbol, que cuando se cumplen los 90 minutos se termina el partido, acá comienza una revisión técnica, hay que analizar posibles denuncias y es donde empieza otra carrera”.

Luego de estar ligado por mucho tiempo a una actividad uno se pregunta si con el correr del tiempo se sigue disfrutando de la misma manera. Al respecto Caballero manifestó: “Lo disfrute mucho el automovilismo. Todo el tiempo". A la hora de traer recuerdos, trajo uno muy importante. "Tuve la oportunidad de estar en la F1, en la cocina de la misma, y recuerdo que el año 97/98 Carlos García Remohí me nombra Director Adjunto de la prueba y ya mi función pasó a tomar otra dimensión. A partir de ahí, y observando todo lo que ellos hacían, surgió la idea de hacer el camión que hoy tenemos. Cuando entro en ese momento a la dirección de la prueba y veo los monitores me dije, esto tenemos que trasladarlo a nuestro automovilismo. Primero empezamos con cuatro televisores y cuatro videocaseteras. Luego hable con la gente de Carburando y me empezaron a dar todas las señales del camión de TV y hoy tenemos un control de primer nivel. Para mi fue todo un orgullo”.

A medida que se fue dando la charla fue imposible no preguntarle por los diferentes momentos que transitó en el automovilismo. “Tuve la suerte de vivir las dos etapas que fueron muy distintas. La época de la salida de los grandes ídolos como Juan María Traverso, Guillermo Maldonado, Tito Bessone, Luis Di Palma por nombrar algunos y la llegada de la nueva generación que fue para nosotros un cambio muy brusco. Lo considero así porque fue todo muy distinto. Por ejemplo en lo que hace a los reclamos y a las protestas. Antes había un problema y quedaba en la pista. No venían a la torre a hablar con los comisarios. Hoy si porque apareció la TV, los pilotos son más mediáticos y las cosas se resuelven de otra manera. Eso nos llevó a nosotros a cambiar. Hoy la atención debe estar al ciento por ciento porque hay más herramientas que te muestran que te equivocarte”.

En cuanto a si hubo pilotos que disfrutó después de tantas competencias, el ex CDA señaló: “No puedo olvidarme de Luis Di Palma con quien compartía, además, los partidos de Paddle. El Loco era un muy buen jugador de ese deporte. El otro piloto fue Juan María Traverso”.

Por otra parte Caballero también eligió un circuito de todos los que recorrió. “Para mi el mejor fue el de Potrero de los Funes porque lo vi nacer, acompañamos el proyecto y porque fue mi primera competencia internacional solo”.Entre otras cosas destacó el trabajo que se hace en nuestro país con el automovilismo. “Nosotros tenemos un automovilismo muy fuerte. Si bien muchas veces se trabaja solo con las herramientas que el presupuesto permite, hay una cosa que es clave y fundamental. Se hace con gente que sabe. Por eso siempre desde afuera nos miran y nos admiran”.

Lo más emocionante e increíble

"No hay dudas que lo más emocionante e increíble fue le callejero de Buenos Aires. El que se hizo en el Obelisco. Fue lo que más nos pegó. Pasar por la Catedral, La Plaza de Mayo y la Av 9 de Julio fue mágico". 

Como en todo ámbito de la vida hay elogios, críticas, agradecimientos, peleas y también discusiones y Caballero no estuvo ajeno a esta ultima: “Con quien más discutía era con el Flaco. Pero otro que recuerdo, a la hora de las discusiones, es Pablo Peón. Fue el hombre que más discutí. En Mar del Plata una vez tuve una muy fuerte pero siempre fue con respeto. Es por eso la admiración mutua”. Por último y ante la consulta de cómo se iba, manifestó: “Me voy satisfecho pero seguiré colaborando con la gente que lo necesite".