Rossi y Toyota van camino a la gloria

Si bien el piloto y el equipo no quieren hablar de campeonato, lo hecho hastá acá los acomoda para pensar en volver a festejar a lo grande en el STC 2000

El éxito es el resultado final de un camino de mucho trabajar. En la vida nada se logra por casualidad. En la vida hay que esmerarse, hay que dedicarse, exigirse y romper barreras para ir logrando objetivos. Lo mismo sucede en el automovilismo. Y eso está haciendo el equipo Toyota de Súper TC junto a Matías Rossi. Si bien es cierto que todos los autos están funcionando muy bien, tres de los cuatro que tiene el equipo han ganado, fue Matías quien hizo una diferencia y hoy lo está aprovechando. Está más que claro que es Rossi el piloto de la escudería a quien a partir de ahora, más que nunca, deberán cuidarle la espalda. Su Corolla está cerca de lograr el título de la categoría y el camino que queda por recorrer ahora es mucho más corto.

Internamente el piloto de Del Viso sabe que está ante una gran oportunidad. Pero no la quiere decir. Prefiere decir la frase que utilizaba "Mostaza" Merlo cuando sabía que era muy difícil perder el campeonato del 2001 con Racing. "Paso a Paso". El domingo cuando “el Misil” se quedó con la victoria en el autódromo de Paraná, y ante la información que recibía sobre la posibilidad de consagrase campeón de manera anticipada, fue contundente. “No pensamos en el campeonato, pensamos en como estar mejor en cada carrera”.

Rossi es cauto y no quiere generar falsas expectativas. Quiere estar calmo y no desconcentrarse en pensar en las posibilidades. Quiere cosas concretas y para eso debe esperar. Está a un paso de ganar una nueva corona pero en el automovilismo nunca hay que festejar de manera anticipada.

Rossi y Toyota ganaron por última vez un campeonato en el año 2013. Pasó mucho tiempo pero nunca bajaron los brazos. Desarrollaron, apostaron, pasaron tormentas, invirtieron y hasta supieron esperar. Hoy quienes integran el Team son conscientes que estar en esa posición no es casualidad y que en la vida las cosas que se obtienen no llegan como un regalo…llegan como recompensa al esfuerzo por alcanzarla.