Satriano: "Hasta los hinchas de Ford me respetaron"

Emilio Satriano dialogó con Carburando sobre el pasado, el presente y el futuro del TC. A 30 años de su campeonato sigue siendo un referente

Con el paso del tiempo no hay dudas que Emilio Salvador Satriano sigue siendo uno de los ídolos que tiene el Turismo Carretera. El referente de Chevrolet fue campeón de la categoría y ya pasaron 30 años de ese logro. Su personalidad, su hombría de bien y el contacto que siempre tuvo con la gente hicieron que hoy siga siendo un referente. En dialogo con Carburando, el ex piloto de Chivilcoy habló del tema y sigue sin entender adoración por parte de la gente. “El fanatismo hacia mí es increíble. Con el paso del tiempo no puedo creer el aprecio de la gente. Hay gente joven que se sacó una foto conmigo cuando eran pequeños y hoy dicen que son hinchas de Satriano. Eso no tiene precio”.

Cuando Emilio tiene que analizar ese sentimiento, por parte de los simpatizantes, habla de dos cosas que cree que son claves. “La cantidad de público que había antes en un podio o en las carreras no es la misma que en la actualidad y yo creo que esa masa de gente que iba nos potenció a nosotros. Por otra parte, no es menor, el hecho de haber corrido siempre con Chevrolet hizo que el hincha se aferre más a mi persona”.

Más allá de ese cariño de los de Chevrolet, Satriano es un agradecido del público del TC. “El público siempre me respeto, inclusive  hasta los los hinchas de Ford me respetaron”. A la hora de hablar de luchas en el TC, la que se recuerda como fuerte fue la que hicieron Oscar Castellano y Roberto Mouras. Pero para Emilio hubo otra que ayudó al crecimiento del TC. “Ese lucha fue brava pero no hay que olvidarse de la pelea entre Chevrolet y Ford que la hacíamos yo y Jorge Martínez Boero. Ese duelo levantó la categoría aún más”. Entre otros conceptos, Emilio fue más claro a la hora de hablar del rival. “Yo le quería ganar a todos. Desde el momento que se baja una bandera todos son rivales. Si una vez que finaliza la final quieren juntarse, ir a cenar, o tomar un café, me parece bárbaro pero la rivalidad tiene que existir, caso contrario en vez de sangre hay agua en las venas”.

El año 1990 quedará grabado para Satriano. Ese año logró el único título dentro del TC. Al ser consultado si podría haber ganado más, el de Chivilcoy contestó: “Creo que podría haber ganado un campeonato más. No lo logramos porque nos faltó experiencia a la hora de correr todo un torneo. A mí siempre me gustó salir a buscar la competencia sin medir consecuencias. Nunca especule para lograr el objetivo”.

A la hora de hablar de los pilotos actuales, el campeón de Chevrolet mencionó a un par. “Hay un lote de pilotos jóvenes que va muy bien Por el lado de Chevrolet está Agustín Canapino que es tremendo y por el lado de Ford lo veo a Mariano Werner como referente. Si tengo que nombrar otros te nombro a Valentín Aguirre, Manu Urcera, que mejoró mucho y Facundo Ardusso que es de lo buenos”.

Por último, y a la hora de hablar del difícil momento que se está pasando con el Coronavirus, Satriano manifestó su preocupación. “No se cómo va a arrancar el automovilismo con todo este tema. Mucho más con el valor del dólar hoy. Es un combo peligroso. Algunos dicen que hemos salido de momentos difíciles que nos tocó vivir, y coincido, pero en este caso me parece que la situación es muy distinta”.