Se cumplen 41 años del fatal accidente de Ronnie Peterson

El 11 de Septiembre de 1978 Ronnie Peterson, se vio involucrado en un choque múltiple y fatal en Fórmula 1 mientras corría en el Gran Premio de Italia.

Bengt Ronnie fue un piloto de automovilismo de velocidad sueco. Compitió en Fórmula 1 para los equipos March, Lotus y Tyrrell, donde logró diez victorias y 26 podios, además de resultar subcampeón en 1971 y 1978, y tercero en 1973. Es el séptimo piloto con más victorias entre quienes no obtuvieron el título. Su carrera se vio detenida por un choque fatal en el Gran Premio de Italia de 1978 cuando peleaba por el campeonato.

 


El Gran Premio de Italia de 1978 en Monza empezó mal para Ronnie, pues durante los entrenamientos dañó el Lotus 79 y como consecuencia se magulló severamente las piernas. El Grupo Lotus tenía un 79 de repuesto, pero diseñado a medida para Mario Andretti, por lo que Peterson, notablemente más alto, no era capaz de acomodarse. El único automóvil que les quedaba era un 78 usado en los últimos años y que había sido sacado fuera de servicio y no había recibido ningún tipo de revisión.

En la largada de la carrera se produjo con choque múltiple. James Hunt colisionó con Peterson, con Riccardo Patrese, Vittorio Brambilla, Hans-Joachim Stuck, Patrick Depailler, Didier Pironi, Derek Daly, Clay Regazzoni y Brett Lunger desencadenando el consiguiente tumulto.

El Lotus de Peterson terminó empotrado contra las barreras y se prendió fuego. Hunt, Regazzoni y Depailler intentaron liberar al sueco del amasijo de chatarra antes de que sufriera quemaduras graves. Consiguieron sacarlo y lo dejaron, consciente, en medio de la pista, con sus piernas severamente lesionadas a la vista de todos.

La ayuda médica tardó más de 20 minutos en presentarse en el circuito. Para entonces, la máxima preocupación era Brambilla, quien fue golpeado con un neumático volador que le hizo entrar en estado comatoso (posteriormente se recuperaría y continuaría como piloto de Fórmula 1). La vida de Peterson, sin embargo, no parecía peligrar. Todos los pilotos malheridos fueron trasladados al hospital de Milán y tras despejar el circuito, la carrera continuó para los que quedaban.

Ya en el hospital, un examen de rayos X mostró que Peterson tenía 17 fracturas en una pierna y 3 en la otra. Tras discutirlo con el propio Ronnie, los cirujanos decidieron operarlo para estabilizarle los huesos.

Aquella noche, Peterson experimentó una complicación severa relacionada a las fracturas múltiples denominada embolia grasa, la cual a su vez le produjo un fallo de múltiples órganos. Pocas horas después, fue declarado oficialmente muerto.

En Örebro, su ciudad natal, existe una estatua de Ronnie Peterson obra de Richard Brixel, el mismo artista a quien en 2005 se le encargó una estatua de Ayrton Senna en São Paulo, piloto que también falleció durante una carrera.