Senna 60 años: el día que Ayrton salvó una vida

A 60 años de su nacimiento, recordamos a Senna con una reacción heroica al salvar la vida de otro piloto tras un accidente. Mirá el video homenaje.

“Él me salvó la vida, pero yo llegué demasiado tarde cuando se accidentó”. Aquella frase fue recordada cuando el francés Erik Comas comenzó a hablar sobre su particular relación con Ayrton Senna. Un hecho insólito, que se destaca por la actitud heroica del piloto brasileño al encontrar a su colega dentro del auto de Fórmula 1 tras un terrible golpe.

Esa actitud es parte de la grandeza de Senna, que hubiera cumplido 60 años el 21 de marzo. La particular situación sucedió durante el GP de Bélgica, en Spa-Francorchamps. Era las pruebas aquel 28 de agosto de 1992 y Comas perdió el control de su Ligier y se golpeó fuertemente contra el guardrail.

Envuelto en una nube de polvo, el vehículo quedó detenido en medio de la pista, con el motor encendido. Comas estaba allí, inconsciente. Inmediatamente después del accidente pasó el McLaren de Senna. El brasileño se bajó de su auto y corrió hacia el vehículo golpeado. Todo sumamente peligroso, ya que la visibilidad no era óptima en un sector veloz de la pista.

Senna siempre se preocupó por los primeros auxilios. Tomaba consejos periódicamente de su amigo, el entonces mpedico de la Fórmula 1 Sid Watkins. Llegó y cortó la corriente del Ligier. Y luego mantuvo erguido el cuello de Comas, para evitar que se le aplastara alguna vértebra.

“Lo mantuvo correctamente. Cuando llegué Ayrton estaba de rodillas sosteniéndolo para que la respiración estuviera bien. Y no le quitó el casco para que pudiéramos examinar los daños”, recordó el doctor.

Casi dos años después de aquel hecho, la situación fue inversa, aunque trágica. El 1° de mayo de 1994, Senna impactó con su Williams contra el muro de la curva de Tamburello, en Imola. Mientras los auxiliares, médicos y personal de seguridad atendían a Senna, en medio de la pista se estacionó el Larrousse de Comas, que quiso bajarse pero no lo dejaron. Desde allí observó el operativo.

Comas fue el único piloto que no largó cuando se reanudó el GP de San Marino. “Los otros pilotos no sabían del estado de Senna, pero yo sabía que había muerto porque lo presencié. Era imposible continuar después de todo lo que vi”, explicó el francés. “Fue difícil ver fallecer a la persona que salvó mi vida, me sentí horrible, no quería manejar más. Me convenció el equipo a quedarme hasta el final de la temporada, pero luego me retiré de la Fórmula 1", destacó Comas, que luego se dedicó a competir en categorías de Turismo.

Años más tarde, aceptó la propuesta de la compañía Allianz y de la Fundación Senna y protagonizó el video que recuerda y homenajea a Senna por su heroica reacción en Bélgica.