Próxima carrera
Súper TC2000
Autódromo Oscar Cabalén Comprá tu ticket ingresando aquí
Próxima carrera
19 febrero | 10:00hs
Córdoba

Opinión

Será una definición con mucho en juego

El campeonato sintió el quiebre desde Villicum. Quedaron Canapino y Pernía para el campeonato. 

Será una definición con mucho en juego
Será una definición con mucho en juego

La definición del campeonato del Súper TC2000 promete ser apasionante. Los dos pilotos que llegaron a la instancia decisiva han hecho suficientes méritos para merecer el titulo de Campeón, pero solamente uno de ellos festejará pasado el mediodía del domingo 28 de este mes.

Agustín Canapino con Chevrolet Cruze y Leonel Pernía con Renault Fluence definirán la disputa luego de 21 carreras (11 finales y 10 carreras clasificatorias) y con solamente 10 puntos de distancia entre ambos.

En la fecha de cierre habrá 43 puntos como máximo, 3 para el que gane la Pole position y 40 para el que se quede con la Final en una escala para los 10 mejores de la competencia. El formato no tendrá penalizaciones, ni carrera clasificatoria y el resultado de la clasificación del sábado será grilla para la carrera definitiva, tal como pasó con la fecha de los 200km de Buenos Aires.

Quedó claro que el desarrollo del campeonato tuvo un quiebre tras la fecha de San Juan Villicum. El cruce de denuncias y sospechas tuvo su pico y tras esa fecha y la siguiente de Rosario quedaron fuera de la pelea tres de los cinco que estaban en carrera desde el inicio del campeonato: Matías Rossi y Julián Santero con Toyota Corolla y Facundo Ardusso con Honda Civic. Santero y Ardusso se fueron desinflando en su rendimiento por varios motivos, Rossi al no correr la Final en El Villicum perdió terreno y se despidió del campeonato.

El tema del que se habla antes de la definición tiene que ver con un doble aspecto. Por un lado el deportivo y que sucede en la pista y por el otro en lo extra deportivo y que ocurre detrás de ella.

En esta parte del campeonato las decisiones de los comisarios deportivos de la CDA han tenido influencia directa en la definición de las carreras y las posiciones por consecuencia. Sin ir más lejos lo que pasó en Alta Gracia con Rubens Barrichello y Nicolás Moscardini en la Final, o con Leonel Pernía el sábado. Si bien en los casos señalados las sanciones estuvieron acordes al reglamento, las decisiones influyeron directamente sobre los resultados. Y si rebobinamos el campeonato hay muchisimas situaciones parecidas.

El problema radica en que la CDA hace las cosas lo mejor que puede y no tiene a su alcance recursos tencológicos que apaciguen rápidamente los reclamos, las sospechas o las denuncias. Se toman las mejores decisiones posibles, pero a veces con eso no alcanza. 

La tecnología hace lo suyo a favor y en contra. A favor porque hay más recursos que hace unos años para controlar las carreras. En contra, porque esa misma tecnología y redes aportan datos y pruebas que muchas veces la CDA no tiene o no genera (cámara de Llaver para sancionar a Rossi en Villicum o imágenes de Renault para sancionar a Canapino en Alta Gracie por la largada).

En la parte final de la temporada ha aumentado la desconfianza mutua entre los principales equipos y los que estuvieron en la pelea durante la temporada: Chevrolet YPF, Renault Sport Castrol Team y Toyota Gazoo Racing YPF Infinia.

Estas sospechas y desconfianza mutuas vienen de antes en la categoría. Hay muchisimos ejemplos de denuncias cruzadas y definiciones con polémicas "de escritorio" en el TC2000 y ahora Súper TC2000. No es un fenómeno de ahora. La diferencia es que hoy ocurre que con el avance de las tecnología en los medios y las redes sociales y todo sale a la luz de manera instantánea y el vértigo le gana a la información certera.

Con el mismo formato de 20 minutos de clasificación, con grilla sin penalizaciones, sin Carrera el sábado, con la grilla convencional para la Final del domingo y con largada en partida detenida, el Súper TC2000 se dispone a vivir una definición intensa. Los antecedentes en cuanto a denuncias cruzadas y observadores bajo reglamento no ayudan como ha sucedido en las últimas fechas.

Ante el final de la temporada los ojos estarán doblemente abiertos, los celulares listos para las capturas de imágenes, y los reglamentos completos y abiertos para ser cumplidos. 

Deberían sobrar las medidas para controlar y hacer cumplir los reglamentos. Pero también sería positivo que los mismos equipos en su afán por hacer cumplir las reglas, no ganen más protagonismo que los pilotos reclamando en cada salida a pista. De lo contrario, habrá que estar atentos a dos carreras en lugar de una sola el domingo. La competencia en la pista y la que suceda abajo de la pista.

 

Lo mas leído