Siempre estuvimos en la pelea

Con su Renault Clio de la Clase RC5, Mauro Debasa consiguió dos victorias en la temporada 2015.

Cada vez que el nombre de Mauro Debasa aparece en un listado de inscriptos, nadie duda en ponerlo como candidato. Y en la temporada 2015 esa situación no fue la excepción, ya que el piloto rionegrino se convirtió en uno de los grandes protagonistas que tuvo la Clase RC5 del Rally Argentino, quedándose finalmente con el subcampeonato a pesar de ausentarse en dos citas.

"En lo personal fue un año muy bueno; y para el equipo, mucho mejor, ya que Maximiliano (su hermano) también corrió algunas fechas y se dio el gusto de ganar La Vuelta de la Manzana. Correr siete de nueve fechas y salir subcampeones pienso que fue más que positivo, ya que siempre nos mantuvimos en la pelea con Pablo Peláez (el campeón 2015)", comentó Debasa.

Con el Renault Clio atendido por el Debasa Competición (y navegado por su tío Rubén Javier), Mauro celebró en la Patagonia al quedarse con las citas de Esquel y de El Calafate; aunque eso no fue suficiente para sumar un nuevo logro a nivel nacional (ahora como piloto luego de destacarse como navegante). "El campeonato lo pierdo yo al no correr dos fechas (San Luis y la cita mundialista) y también al romper un semieje en el primer tramo de la Manzana, algo que nos privó de sumar puntos importantes en una carrera en la que me siento cómodo. Pero lo importante fue que siempre estuvimos prendidos en la pelea de arriba de la divisional. Esas dos fechas y las otras tres que tuve problemas (La Manzana, Entre Ríos y el Gran Premio) nos perjudicó bastante para dar batalla hasta el final por la corona. Al cierre del campeonato te lamentás; pero era algo que sabíamos que podía pasar. Quedamos más que conformes y satisfechos con lo realizado", explicó.

Y agregó: "Hace dos años que arranco tarde cada calendario y después me prendo en la pelea por el título. El año pasado nos sucedió con Raúl Racca y ahora con Peláez, un piloto que es muy parejo y competitivo, que tiene muchísima experiencia y que sabe cuándo pelear o cuándo levantar el pie del acelerador y cuidar".

Respecto a esos duelos que protagonizó con el piloto santiagueño, destacó: "Me gustan las carreras peleadas porque hay que exigirse al máximo; y eso te permite progresar. Peláez demostró que cuando tenés un buen auto y sabés administrarlo, los resultados se dan. Y él es medio del palo mío por así decirlo, ya que se las ingenia mucho con la parte mecánica; es como que hacemos todo. Sabíamos que correrlo, una vez iniciado el torneo y con los puntos que él ya había conseguido, se convertiría un poco en una hazaña. Pero igualmente decidimos apostar a tener esa cuota de suerte de nuestro lado y que finalmente no se dio".

Por último, Debasa habló de los planes que tiene para esta temporada: "Apunto a conseguir el presupuesto para seguir en la RC5, aunque me encantaría pegar el salto; sería muy bueno eso. Ya hace tiempo que vengo arriba del Renault Clio, por eso me gustaría subirme a un auto de mayor potencia. Ya probé un Junior, sin embargo preferiría un auto integral. El proyecto apunta a hacer toda la temporada. De mi parte, quiero ir y correr en lo que sea. El rally es algo que me divierte y se convierte en mi cable a tierra", remarcó.