Sigma el F1 diseñado por Pininfarina

El Sigma fue un prototipo enfocado exclusivamente a F1 que se centraba principalmente en los sistemas de seguridad pasiva, fue diseñado por Pininfarina, un auto que nunca giró

El Sigma F1 que se produjo en 1969 para abordar el desafío de la seguridad en la Fórmula 1 se hizo usando una Ferrari 312 de la época como punto de partida con su potente motor V-12 posado detrás del conductor.

El Sigma F1 presentaba una forma plana con absorción de impacto frontal y lateral, en comparación con la forma más parecida a un cigarro del 312 F1. 

No todos los sistemas de seguridad terminaron siendo adoptados por los constructores de autos de carrera de F1 de la época, pero la seguridad se ha tomado mucho más en serio en las décadas intermedias después de este diseño.

Sin lugar a dudas, la creación del Sigma F1 surgió de las conversaciones a menudo acaloradas que tenían lugar en ese momento.
 
La seguridad en al máxima categoría fue siempre una preocupación y las medidas para extremarla vienen de larga data.

A mediados de la década de 1960  Robert Braunschweig, periodista de la revista suiza Automobil Revue, propuso crear un auto que tuviese a la seguridad objetivo principal.

Pininfarina Sigma

De esta manera nacía el concept F1 diseñado por Pininfarina  y llamado "Sigma F1 Concept".

En junio de 1968, Braunschweig se contactó con la empresa Pininfarina y el diseñador Paulo Martin y les encargó la realización del prototipo que tiempo después se presentó en el Salón de Ginebra de 1969 y fue la sensación ya que era algo totalmente diferente a lo que estaba acostumbrados a ver en las competencias de F1.

Este proyecto contó con el apoyo de Ferrari que entregó un chasis del modelo 312  de 1968.

Sigma

Los de Maranello aportaron también el motor V12 de 3.0 litros ganador en el Gran Premio de Italia de 1966 con Ludovico Scarfiotti. 

Mercedes y Fiat aportaron lo suyo con un acesoramiento técnico.

El prototipo tenía a modo de seguridad separados los depósitos de combustible del habitáculo para preservar así al piloto de los golpes laterales y de los inevitables derrames de combustible que muchas veces terminaban en un incendio fatal.

El  chasis fue reconstruido en aluminio sobre dos vigas centrales longitudinales. 

Las estructuras del auto en cuestión eran deformables en los extremos para reducir los impactos.

El alerón trasero fue llevado hacia delante y se lo ubicó justo detrás de la cabeza del conductor para cumplir una función aerodinámica y, además, ser una protección adicional en caso de un vuelco.

La  parte delantera tenía una naríz baja para que ante un choque lateral no alcance la zona abierta del habitáculo y el habitáculo tenía un parabrisas.

El sistema de seguridad se completó con un arnés de seis puntos con un sujetador para el casco del piloto incluido.

Pininfarina F1 Sigma

La ruedas, parte lateral del aleron y sectores visibles del auto fueron pintadas de color fluo para ser visto con mayor claridad en caso de lluvia y con poca visibilidad.

Este Pininfarina F1 nunca corrió y ni siquiera giró pero muchas de sus soluciones sirvieron para mejrrar la seguridad  y la fabricación de los F1 que surgieron con posterioridad.

El auto descanza en las intalaciones de Pininfarina y ha quedado como uno de los tantos prototipos de F1 sin actividad en pista pero con historia.