"Traeme una bicicleta”

Fue lo que le dijo Don Loreto Fangio, a su hijo Juan Manuel , luego de lograr la primera corona en Fórmula 1.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 3 de junio como el Día Mundial de la Bicicleta, dado que este vehículo “constituye un medio de transporte sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico que contribuye a la gestión ambiental y beneficia la salud”.

Y hoy, 3 de Junio, resulta oportuno recordar y vincular una hermosa historia que tiene como protagonista al mejor corredor de autos que ha dado la República Argentina: Juan Manuel Fangio.

El 28 de octubre de 1951, Juan Manuel Fangio gana su 1º Campeonato Mundial de Fórmula 1. La historia dice que en esa temporada, integran la escudería Alfa Romeo las 3 F: Fangio, Farina y Faggioli, se corren 7 carreras, Fangio gana en 3, es 1º en Suiza, 9º en Bélgica, 1º en Francia, 2º en Inglaterra y Alemania, abandona en Monza y llega “punteando” el campeonato con 27 puntos, a la carrera de Barcelona, donde se definía el título. 

Su más duro rival, Alberto Ascari, con 25 puntos. Y Froilán González con 21 puntos, estos dos últimos del equipo Ferrari junto a Villoresi. 

Iniciada la competencia toma la punta Ascari, recién en la quinta vuelta Fangio logra superarlo, trata de sacarle ventaja ya que tenía que parar a cargar combustible; trabajaron tan rápido en boxes que cuando Fangio vuelve a la pista no lo habían superado, llegando triunfante al banderazo final para consagrarse Campeón Mundial en 1951. 

El detalle de color tiene que ver con esta linda historia, que se cuenta en el Museo de Balcarce: Fangio antes de volver a nuestra patria le preguntó a su padre: “¿papá, que te gustaría que te lleve desde aquí?”. Don Loreto le contestó, “tráeme una bicicleta”. Es la que luce orgullosa el Museo de Balcarce, mezclada entre las maravillosas piezas exhibidas.