Virginia Klus: “A la mujer se la ve cada vez más en el Rally”

La navegante de Federico Villagra ya grabó a fuego su nombre en los libros de la especialidad de los derrapes al conseguir la primera victoria.

Con sólo 22 años, Virginia Klus entró en la historia del Campeonato Argentino de Rally al ser la primera mujer en ganar la general de una competencia, ya que como navegante a Federico Villagra se impusieron en el Rally de Toledo. En una especialidad que vio campeona de la Clase Junior a Nadia Cutro en 2017, la cordobesa reafirmó la creciente inclusión de la mujer en el deporte motor con su participación junto al “Coyote” y la igualdad de condiciones con su rendimiento superlativo.

“Creo que son netamente iguales, en el automovilismo no difiere ser hombre o mujer. Podes no ser bueno desde el principio, pero con el tiempo te perfeccionas. Esto le puede pasar a cualquiera de los dos. Fue un deporte siempre asociado al hombre, pero hoy en día a la mujer se la abrieron más caminos para poder llegar, cosa que tal vez antes no se daba. A la mujer se la ve cada vez más en el Rally, en este deporte tan de hombres”, manifestó Klus remarcando que no hay diferencia entre los géneros al momento de subirse a un auto de carreras.

Por otro lado, la oriunda de Villa Carlos Paz señaló que su resultado positivo puede servir para darle el empujón necesario a aquellas indecisas. “Creo que poder ganar una carrera en el Nacional, hacer historia al ser la primera mujer en lograrlo está muy bueno para poder demostrarles a las otras chicas que se puede. El automovilismo es muy lindo y la gente que está dentro de él también. Estoy muy agradecida a todos mis compañeros porque siempre se han portado muy bien conmigo y cada vez que tuve una duda estuvieron para ayudarme y apoyarme”, aseguró

Y agregó: “Tanto mujeres como hombres tienen que ver mi caso y animarse a subirse a un auto. Es importante prepararse bien, ver cámaras a bordo, tener un piloto cerca y preguntar siempre. Si esto lo llevas en la sangre, una día probas la experiencia y no la dejas más”.

En tanto, quien también tiene el título de Martillera Pública destacó que nunca pasó una situación incómoda en el automovilismo por ser mujer. “Nunca tuve un disgusto por ser mujer. Todo el mundo cree que es un ambiente muy machista, pero desde mi experiencia personal, siempre ha aflorado el compañerismo en todas las oportunidades, tanto las buenas como en las malas”, indicó.

Al momento de marcar una diferencia entre ambos géneros en el deporte motor, Virginia expresó que las chicas son más puntillosas con los detalles, pero considera que las condiciones son iguales. “Lo único que puedo marcar como característica saliente es que las mujeres somos más perfeccionistas o detallistas. Pero en mi caso, esto tiene que ver con el piloto, ya que él decide cómo hacer la hoja de ruta. Más allá de eso, creo que estamos todos en las mismas condiciones”, puntualizó.

Otro de los temas que abordó la hija de Gerardo Klus fue la responsabilidad que le genera estar en la butaca derecha de Federico Villagra. “Es una responsabilidad muy grande, pero con mi viejo también la tengo porque una vez que nos subimos al auto y nos ponemos el casco se termina la relación padre-hija. Siempre me inculcaron que sea profesional. Trató de serlo en cada hoja de ruta que hago, pero soy consciente que el día que me equivoqué, Villagra va a saber decírmelo. Intentó perfeccionarme al límite y gracias a los colegas voy aprendiendo que cosas hacer y que no”, comentó.

También, remarcó la importante de la chance que se le da en su séptima temporada como navegante. “La experiencia es muy importante en este deporte. Arrancar con mi papá fue un gran paso para poder agarrar confianza y sumar kilómetros antes de navegar a otro piloto. Esta oportunidad mejora muchísimo mi carrera deportiva porque me subí al Rally Argentino con Villagra, ganamos la carrera y me convertí en la primera mujer en lograrlo. Realmente es muy importante el salto que di”, declaró quien hizo su estreno como copiloto con 17 años en el Rally de Laguna Larga de 2014.

Por último, Klus dejó claro que en el futuro intentará probar suerte del lado del volante. “Mi idea es seguir creciendo como navegante y más puntualmente en la mecánica para el día de mañana poder subirme al volante. Todavía no me puse una fecha para eso, sé que ese momento va a llegar, pero hoy en día siento que no estoy preparada para ese desafío”, finalizó.