A 10 años de aquella locura por el Dakar en Argentina

El 2 de enero de 2009, en el Obelisco se realizó la rampa de largada del primer Dakar en América. Sorpresa por el fervor popular.

Parece mentira, pero es así. Hoy se cumple una década de una comunión tan sorpresiva como explosiva: el Dakar y el fervor popular. Quizá hay que remontarse a los épicos Grandes Premios del viejo Turismo Carretera para encontrar un boom semejante entre un acontecimiento automovilístico y la aceptación de la gente.

Más de medio millón de personas colmaron las avenidas que unían el predio de La Rural, de Palermo, donde se instaló el primer “bunker dakariano”, y el Obelisco, donde se instaló la rampa de largada. Fue el 2 de enero de 2009, cuando las avenidas Figueroa Alcorta, Sarmiento, Libertador y Nueve de Julio para saludar y observar de cerca un circo desconocido, impactante, único, compuesto por motos, autos, camionetas y los poderosos camiones.

Los días previos a aquella sorpresiva experiencia popular fueron desconcertantes para los organizadores. De hecho, en los últimos días de diciembre, se realizó una exhibición y una muestra en el playón de estacionamiento de la estación de tres de Tigre. Y la actividad no reunió un gran número de personas, más allá de los que transitaban por el lugar.

Sin embargo, la explosión popular fue impresionante. Y ese acompañamiento multitudinario se mantuvo como fiel constante durante todo el recorrido sobre el territorio argentino, que claramente se destacó frente a otros lugares (en ese primer Dakar se compartió el trayecto con Chile, con jornada de descanso en Valparaiso).

Fueron en total 9500 kilómetros para los 530 competidores de 48 nacionalidades. De hecho, esa primera experiencia americana se desarrolló tras la cancelación por amenazas terroristas del Dakar 2008 en África, lugar de origen en 1979, ideado por el francés Thierry Sabine.

El 3 de enero, desde Saladillo, comenzó la competencia a velocidad, rumbo a Santa Rosa. La primera etapa de un Dakar distinto, ya que los ojos del mundo deportivo se posaban sobre la Argentina para observar el primer Dakar fuera de África.

Las etapas continuaron así: 2ª, Santa Rosa – Puerto Madryn; 3ª, Pto. Madryn – Jacobacci; 4ª, Jacobacci – Neuquén; 5ª, Neuquén – San Rafael; 6ª, San Rafael – Mendoza; 7ª, Mendoza – Valparaiso (Chile); 8ª, Valparaiso – La Serena; 9ª, La Serena – Copiapó; 10ª, Copiapó – Copiapó; 11ª, Copiapó – Fiambalá (Argentina); 12ª, Fiambalá – La Rioja; 13, La Rioja – Córdoba; 14ª, Córdoba – Buenos Aires.

Así comenzaba una comunión tan intensa como sorpresiva. Nadie esperaba semejante respuesta popular ante la llegada del Dakar, que se mantuvo en la Argentina hasta 2018. De hecho, la próxima edición, que comenzará el 6 de enero en Lima, Perú, será el primero que no pasará por la Argentina desde que la carrera cruzó el océano. Una década ya de aquella comunión entre la gente y el Dakar…