A 20 años del único triunfo de una mujer en el Dakar

En enero de 2001, la alemana Jutta Kleinschmidt ganó el Dakar; hasta el momento es la única mujer en ganar la gran aventura... y a su ex pareja.

Se cumplen 20 años de un hecho histórico, que no sólo marcó un hito en el Dakar, sino también en el mundo del deporte motor. En enero de 2001, la alemana Jutta Kleinschmidt se impuso en la carrera más compleja del mundo, convirtiéndose en la primera, y hasta única, mujer en vencer en la gran desafío.

Más allá de la victoria en la clasificación general de autos, hubo un detalle que no pasó inadvertido: entre todos los rivales a quienes venció se encontraba el reconocido piloto francés Jean-Louis Schlesser, que además de ser candidato por aquellos años, era la ex pareja de Jutta.

 

Siempre impetuosa y de carácter avasallante, Kleinschmidt, que nació el 29 de agosto de 1962 en Colonia, estudió física y siempre se sintió atraída por el mundo automotor, hasta que consiguió un puesto en el Departamento de Investigación y Desarrollo de BMW.

Pero el deporte motor era su pasión, y dejó el trabajo para dedicarse a la competición. Comenzó con las motos, corrió en varios rallies hasta que en 1988 debutó en el Dakar, a la vieja usanza: Era la única integrante de “su equipo”, por lo que corría y arreglaba su vehículo.

En 1992 ganó en la categoría femenina entre París y Ciudad del Cabo. Jutta no sólo era competidora del Dakar, sino que también era pareja de uno de los más emblemáticos de la especialidad, el francés Schlesser. Y en 1993 corrieron juntos, ella como su navegante.

Pero ella sabía de sus condiciones, hasta que comenzó a manejar, hasta que en 1998 se transformó en la primera mujer en ganar una etapa del Dakar. Esto quebró la relación de pareja.

La figura de Jutta Kleinschmidt atrajó a Mitsubishi para desarrollar un modelo que hizo historia en el Dakar, como es el “Pajero”, conocido en la Argentina como “Montero”. Así fue que compitió de manera constante en los certámenes internacionales y en el Dakar.

En 2001, una lucha por demás intensa, que hasta se extendió a lugares antideportivos, entre Schlesser y Hiroshi Masuoka, de Mitsubishi, derivaron en penalizaciones y roturas mecánicas, lo que benefició a Jutta, que marchaba en el tercer lugar y en la última etapa apareció adelante. En definitiva, sin ganar una etapa, se proclamó vencedora del Dakar.

Este año en Arabia Saudita, la española Cristina Gutiérrez siguió los pasos de Jutta Kleinschmidt, la mujer con más victorias de etapa en el Dakar, con 10. Después de 16 años, fue la siguiente mujer en ganar una etapa, al imponerse en vehículos livianos.

Hoy en día, Kleinschmidt, que siguió de cerca in situ todo el Dakar, se desempeña como presidenta de la comisión de Cross Country de la FIA y realiza presentaciones para alentar la presencia de las mujeres en este tipo de competencias.