Ambrogio, el jefe que trabaja de empleado

Marcelo Ambrogio es el líder del equipo campeón de Súper TC 2000, Es el responsable máximo pero trabaja a la par de su gente. Logró su tercer campeonato.

Para quienes no lo conocen, Marcelo Ambrogio es el administrador de llevar adelante los destinos del equipo Renault dentro del Súper TC 2000. Es el máximo responsable. Coordina la estructura que consiguió el tercer título consecutivo dentro de la categoría. Maneja un grupo de profesionales y es el elegido por la marca del rombo para que los represente en pista.

Para quienes lo vemos cada fin de semana sabemos de la entrega de Ambrogio. Es un trabajador más del proyecto. No se siente el líder pero sin darse cuenta lo es porque los líderes no suman seguidores, suman más líderes. Y ahí está el secreto. Cada uno de los que integran su Team se siente un líder en lo que hace. Ambrogio está metido al ciento por ciento con la planificación. Sabe que su rol es estar en todos lados. “Un día me lo dijo Leo Monti. Para llegar hay que pasar por todos los rincones. Y a mí me gusta”, comentó con lágrimas en los ojos.

Marcelo es un laburante. Tiene un perfil muy bajo pero unas ganas fantásticas de seguir progresando. Lo logrado este fin de semana en Neuquén, el tercer título, es el premio a la dedicación y al profesionalismo, Renault Sport le brinda todo el apoyo y Ambrogio le responde. Después mucho tiempo volvió a poner a la marca en los lugares de privilegio.

Durante el correr del fin de semana Ambrogio no quiere dejar nada librado al azar. Está en todos lados. Desde medir la presión de un neumático hasta agarrar una llave para apretar el más diminuto tornillo. Es verdad que para esta definición no estaba la misma presión que hace tres años atrás pero tampoco querían regalar nada. Marcelo Ambrogio es el encargado de potencializar las capacidades de cada uno de los que forman parte de su plan y eso los hace brillar. Para eso no hay que descubrir nada. No hay secretos. Solamente se debe trabajar a la par de todos y eso es lo que hace. Ambrogio es el jefe pero su vez es un empleado más.