Benavídes: “Con la cabeza fría y el puño caliente”

Muy contento con la primera mitad del Dakar, el salteño Benavídes analiza su carrera y cómo se prepara para el remate. Mirá la nota.

 


Llamó la atención cómo reaccionó el equipo ante la llegada de Kevin Benavídes al campamento de Arequipa, en la base aérea peruana. Todos aplaudieron y palmearon al piloto argentino, que mostró un ritmo muy veloz al comienzo de la quinta etapa, en la que fue 11° finalmente, pero le permite mantenerse en un lugar expectante en la clasificación general de motos, ya que se encuentra 7° a sólo 9 minutos.

“Recién llegamos y nos aplaudieron. Parece que nos extrañaron porque nos fuimos ayer y volvimos hoy por la etapa maratón. Todos tenemos un mismo objetivo y trataremos de conseguirlo”, bromeaba Benavídes ante la consulta de Carburando.

Sobre la quinta etapa, que cerró la maratón entre Moquegua y Arequipa, el salteño comentó: “La etapa de hoy fue muy divertida. Largamos en línea los 10 primeros, entré primero en la primera curva y abrí pista hasta el kilómetros 200. No agarré polvo y fue muy bueno. Y luego me relajé un poco pensando ya en la sexta etapa”.

Claro que con el día de descanso frente a las narices, es tiempo de bajar un cambio y analizar la continuidad de la competencia: “Ahora tenemos un día de descanso. Muy contento con lo hecho hasta ahora. Hay que relajar la cabeza y el cuerpo. Y hay que diagramar muy bien la semana. Hay que jugar muy bien este juego. Todos buscamos conseguir la mayor ventaja. Cabeza fría y puño caliente”.

Pese al vertiginoso ritmo de un Dakar, Benavídes, que esta vez fue superado por su hermano, Luciano (KTM) con el 7° lugar, agradece a los argentinos que lo alientan a la distancia: “Muchísimas gracias a toda la gente de Argentina que empuja y alienta desde allá. También recibí muchos mensajes de cumpleaños. La verdad hay muy poco tiempo acá para responder a todos, pero estoy muy agradecido”.