Canapino: De espectador a revelación en Daytona

Agustín Canapino visitó Daytona en el año 2011. Fue como espectador a ver una carrera de Nascar. Ocho años después corre las tradicionales 24 hs

El sueño de Agustín Canapino no hay dudas que se hizo realidad. Solo tuvo que dejar pasar el tiempo y aprovechar la primera oportunidad. El tiempo pasó, su crecimiento fue tremendo y el gran presente lo llevó nuevamente a ese lugar como piloto. A Daytona.

Su primera visita a Daytona

Fue hace 8 años atrás en el mes de febrero. Luego de haber ganado la primera fecha del TC de la temporada 2011,en Mar de Ajó, Agustín viajo a los Estados Unidos. En ese momento, el arrecifeño estuvo en la grilla de Daytona para ver una carrera del Nascar. Fue invitado por uno de los Sponsor (3M) que lo acompañaba en el TC. La alegría se notaba en su rostro. No podía creer lo que estaba viviendo. Pisar ese escenario era y es como tocar el cielo con las manos. Mucho más para un fanático como Canapino. “Este viaje es parte de todo lo increíble que estoy viviendo, del sueño que no termina. El automovilismo es mi pasión, me gustan mucho las carreras de NASCAR y voy a disfrutar mucho de verlo en persona. Más en la mítica pista de Daytona”, fue lo primero que comentó el hijo de Alberto.

 


Con el paso del tiempo, la actualidad lo volvió a depositar en el mítico dibujo pero con otra responsabilidad. La de correr las tradicionales 24 Hs de Daytona. Allí estará con un Cadillac del equipo Juncos Racing. Volverá a pisar ese cemento pero desde arriba de un vehículo de competición. Será un sueño cumplido y merecido. Junto a Ricardo Juncos, el argentino responsable del Team, quieren hacer historia y por lo demostrado en la previa tranquilamente se puede decir que no es imposible. El primer sueño de Agustín ya se cumplió. Ahora va por el segundo. Está confiado, concentrado y con todas las ganas. Hoy más que nunca Agustín Canapino sabe que los sueños se pueden hacer realidad. Por eso sigue soñando.   

Leer más: El porqué de la emoción de Canapino