Chevrolet se bajó antes de tiempo y lo puede lamentar

La doble victoria de Agustín Canapino y el 1-2 con Berni Llaver en San Martín, los ilusiona en la pelea de un campeonato del que se dieron por muerto antes de tiempo.

“Si gano los ‘200 kilómetros de Buenos Aires’ quizás me prenda en la pelea por el título”. Agustín Canapino se acababa de bajar del Chevrolet Cruze y expresaba sus sensaciones, muy distintas a aquellas que le hicieron pensar que sus aspiraciones al campeonato del Súper TC2000 estaban acabadas de manera muy prematura, después de un pobre resultado en la quinta fecha de Paraná.

Se bajó temprano el arrecifeño de la pelea. La doble victoria de este fin de semana, en San Martín, Mendoza, y la cosecha ideal de puntos (se llevó los 45 que estaban en juego) lo pone matemáticamente en carrera y competitivamente a la altura de Toyota y Renault, los máximos candidatos con otro fin de semana por delante que entregará puntos gordos.

Leer Agustín Canapino se llevó el máximo de puntos disponibles

No supo esperar Chevrolet. Se desgastó en el reclamo de cambios para un reglamento técnico que lleva apenas nueve fechas y que ya se aproxima a la paridad que tuvo la anterior versión del TC 2000 y Súper TC2000, que permaneció durante 15 temporadas. No prosperó el pedido de la marca para agregar un aditamento aerodinámico que compensara los rendimientos. Y no se aplicó, como estaba previsto, en la pasada fecha de San Juan.

Sin embargo, Canapino logró la pole position en El Zonda que no festejó porque Matías Rossi no fue a buscar la vuelta rápida para evitar el lastre. Al resto, le ganó a todos. Y en San Martín volvió a ser el más rápido en clasificación. Sin especulaciones. Contra todos. Ahora sí, lo festejó. Pero advirtió que había que esperar para ver el ritmo de carrera. Y el Cruze fue consistente en ese aspecto para ganar el sábado y el domingo, en ambas competencias.

A pesar que no tuvo un mano a mano con los poderosos, Rossi, Leonel Pernía y Facundo Ardusso, ya las sensaciones fueron distintas. Tampoco encontró resistencia en Mariano Altuna (largó desde la pole en la carrera 1 y una fila atrás en la carrera 2), ni en Matías Milla (largó una fila más atrás en la carrera 1 y se colocó cuarto luego de la largada en la carrera 2), poderosos escuderos de Renault y Toyota.

En San Juan, Chevrolet se había quedado con la duda de conocer cómo funcionaba en carrera el Cruze. Primero por una mala largada de Canapino desde el primer lugar que lo relegó rápidamente. Y después por una sanción a Berni Llaver cuando lideraba tras la fricción con Mariano Werner. Debieron esperar una fecha más. Y en Mendoza, la marca del moño pisó fuerte con un doble 1-2 aliviador. Y a la vez, esperanzador…

El director técnico, Luciano Monti, explica que desde la incorporación de la nueva versión de la trompa del Cruze Premier el auto mejoró. Y los resultados lo avalan. El cambio sucedió en San Nicolás, donde peleó por la clasificación aunque sin ir a buscar la pole por estrategia. Al otro día, Canapino sufrió la carrera. Después vinieron tiempos de evolución en San Juan y Mendoza. Sin embargo, antes del cambio de la trompa, Llaver peleó por la pole position en Salta mientras el arrecifeño pegaba el faltazo para correr en Brasil.

El campeón 2016 del Súper TC2000 ahora se entusiasma. Este fin de semana ganó 9 puntos más de lo que había acumulado en las ocho fechas anteriores. Se llevó de San Martín, 36 puntos más que Rossi, 40 más que Pernía y 37 más que Ardusso. Avanzó un puesto en el certamen y ahora está quinto (superó a Milla) a 53 unidades del líder de Toyota, con tres fechas por disputarse.

Una diferencia que podría haber sido menor, si no se rendían antes de tiempo y corrían aquella sexta fecha en Salta, en la que prefirieron tanto Chevrolet como Canapino ir a correr al Stock Car brasileño porque para ellos ya no tenían chances en el campeonato del Súper TC2000. Una decisión, que podrían lamentar…