Conclusiones de la prueba de neumáticos en Paraná

"La goma se comportó bien desde el lado de la durabilidad", expresó Guillermo Cruzzetti tras el ensayo de ayer en el autódromo de Paraná

El Súper TC2000 se prepara para lo que serán los 200 Kilómetros de Buenos Aires, competencia que se disputará el próximo 5 de septiembre y que volverá al calendario después de no realizarse en 2020 debido a la situación sanitaria que generó la pandemia de Covid-19.

Con vistas a dejar todo listo para la tradicional competencia con pilotos invitados, Pirelli y la categoría llevaron a cabo una prueba de neumáticos en el autódromo de Paraná, escenario que recibió la sexta cita del año el pasado fin de semana. En el ensayo, el proveedor dispuso de un compuesto más duro respecto al que se usa actualmente, mientras que Agustín Canapino y Julián Santero fueron los encargados de trabajar en pista.

Leer más: Honda planea la construcción de autos nuevos

Luego del test, los protagonistas dieron sus conclusiones respecto a lo hecho en el trazado entrerriano. “Hicimos la prueba junto a Pirelli y el Súper TC2000 con el propósito de buscar un neumático que tenga mayor integridad y que no sufra roturas para la carrera de los 200 Kilómetros. Tanto Agustín Canapino como Julián Santero giraron en un simulacro de carrera de unas 40 vueltas y se fueron tomando parámetros cada 10 giros aproximadamente y el proveedor hizo distintas mediciones”, manifestó Guillermo Cruzzetti, responsable técnico del equipo Chevrolet YPF.

Y agregó: “La goma se comportó bien desde el lado de la durabilidad. Es un compuesto un poco más duro, tiene un poco menos de grip, por lo cual los tiempos son más altos. Pero los registros se estabilizaron a lo largo de la recreación de carrera que se hizo. La idea es que está cubierta sea la que se use en los 200Km, aunque se podría probar la próxima carrera para que los equipos lleguen con mayor información para definir la puesta a punto”.

Por último, Santero dio detalles de cómo transcurrió la jornada, la cual concluyó en horas del mediodía. “La prueba consistió en dar 40 vueltas seguidas sin parar. Para lo único que nos deteníamos en boxes era para medir la presión de los neumáticos y la temperatura. El trabajo se desarrolló con normalidad y sin parar. Con esto se hizo el análisis que necesitaba Pirelli, más allá de que en el tiempo, giramos más lento que lo hecho durante el fin de semana en la carrera clasificatoria y la final”, concluyó.