Dos complicados

Nasser Al-Attiyah y Carlos Sainz tuvieron una complicada jornada y se retrasaron un poco. El qatarí que pinchó una goma indicó: “No ha sido fácil”. Por su parte, el español estuvo 13 minutos parados porque se le apagó el motor del Peugeot.

La segunda etapa del Dakar 2016 no fue sencilla para nadie y menos para dos pesos pesados como Nasser Al-Attiyah y Carlos Sainz. Ambos se vieron complicados por distintas circunstancias y quedaron un poco relegado. El qatarí por una pinchadura culminó octavo a 4m18 y el español con problemas en el motor fue 14° a más de 11 minutos.

"No ha sido fácil, porque hemos tenido un pinchazo nos hemos quedado atascados cambiando la rueda. Después no hemos asumido riesgos y todo ha ido más o menos bien”, indicó el príncipe. A su vez, agregó: “En cualquier caso, tampoco quería abrir pista mañana, así que no hay mal que por bien no venga"

Por su parte, el “Matador señaló: “No nos fue muy bien, porque de repente se paró el motor y estuvimos 13 minutos parados. Luego de repente arrancó y pudimos seguir. Es lo que hay y queda mucho rally por delante”. Por último, indicó: “Mañana veremos. El problema es salir detrás, pero bueno, poco a poco. Queda mucha carrera".