El día que Reutemann eclipsó al Superclásico

En 1981, el partido más importante del fútbol local debió jugarse a la mañana para que se pudiera transmitir el GP de Canadá.

La temporada 1981 fue una de las más fulgurantes de Carlos Alberto Reutemann en la Fórmula 1. El protagonismo del santafecino era realmente importante y generó una verdadera revolución en nuestro país, ya que el año anterior había terminado tercero y en ese campeonato era uno de los aspirantes a la corona.

El magnetismo por Reutemann era tal que en aquellos años Argentina era el segundo país en audiencia de la F1. Según consigna el ejemplar número 765 de la revista Corsa, las transmisiones eran seguidas por un promedio de diez millones de personas en una población total de 27.800.000.

Leer además: Reutemann: Mirá una fabulosa galería de imágenes

Argentina Televisora Color (ATC) era la encargada de televisar las carreras y también el fútbol local. El 27 de septiembre de 1981, el canal estatal tuvo que tomar una determinación para poder transmitir dos eventos de peso: el Superclásico entre Boca y River y el Gran Premio de Canadá, penúltima fecha del calendario.

Los dos equipos más populares de nuestro país tenían planteles con figuras importantes, ya que Boca contaba con Hugo Gatti, Oscar Ruggieri, Diego Maradona, Miguel Brindisi y Ricardo Gareca, mientras que River tenía entre sus jugadores a Ubaldo Filliol, Daniel Passarella, Norberto Alonso, Ramón Díaz y Mario Kempes.

Sin embargo, Reutemann marchaba como líder del campeonato de la F1 y ante la posibilidad de una definición, ATC decidió que el partido se juegue en horas de la mañana para que por la tarde se pudiera emitir la competencia en suelo canadiense.

Leer además: Reutemann, el único piloto de F1 en subir al podio en el Rally Mundial

El partido correspondió al campeonato Nacional de ese año y se jugó en la Bombonera. River venció a Boca por 3 a 2, con goles de Kempes, Passarella y Jorge García, mientras que para el “Xeneize” marcaron Maradona y Gareca.

Por su parte, “Lole” terminó noveno en Canadá, mientras que su rival Piquet fue quinto y ambos llegaron a la definición en Las Vegas separados por un punto. En aquella carrera disputada en la playa de estacionamiento del hotel Caesars Palace de Las Vega, el santafecino finalizó séptimo y brasileño quinto, posición que le permitió arrebatarle el título por una unidad.