El nuevo Super TC2000 turbo

La categoría se renueva una vez más y se introduce en la era turbo despertando críticas y elogios

Todo cambio genera resistencia, incomodidad, expectativa, esperanza, incertidumbre y un sinnúmero de sensaciones. La apuesta de Súper TC 2000 está despertando eso, con autos renovados estéticamente y con un motor de última generación que intenta eliminar las dudas en cuanto a las diferencias de rendimientos. 

 

Los ruidosos Radical V8 son historia dando paso al Oreca 2.0 Turbo. Más silencioso y con la mitad de cilindros pero también, en principio, más fiel. El sistema turbo es el que presentará un mayor desafío a lo largo del año. Sé que la categoría trabaja para que esto no sea un dolor de cabeza. Estos impulsores están muy bien conceptuados en el mundo y es por ello que se tomó esta opción, que obliga a un gran esfuerzo de la categoría y sus equipos.

No hay que adelantarse hasta ver realmente qué ofrecerá el Super TC 2000 este año. De repente, las críticas por la falta de sonido pueden quedar en el olvido si las carreras son más atractivas. Es una apuesta fuerte que solo el tiempo aprobará o no. Son varias generaciones las que seguimos disfrutando del sonido en un auto de carreras. Algo que probablemente no aprueben en el futuro los chicos que nacen por estos días. Va a costar adaptarse pero hay que poner un voto de confianza y ver qué sucede. Si el espectáculo mejora y si desaparecen los reclamos de las escuderías por diferencias de rendimiento, será una gran victoria. El sonido será algo en lo que se podrá trabajar con más tiempo, tal cual está haciendo la Fórmula 1. 

 

El primer auto adaptado a la nueva reglamentación salió a pista hace horas por primera vez. Fue un Fiat del equipo oficial conducido por Damian Fineschi en Paraná. En mi forma de ver, un gran acierto desde lo estético al eliminar elementos aerodinámicos que lo hacían perfecto, pero a la vez comprometían el espectáculo.  El auto luce más parecido al que uno retira en la agencia y en lo deportivo se espera que propicie los adelantamientos, favorezca la succión y sea más indócil. El motor tiene 380 HP, que con la tracción delantera y poca carga aerodinámica van a hacer más difícil el trabajo de ingenieros y pilotos. Esta es la clave del nuevo reglamento, lo que se espera que suceda. 

 

El que no arriesga no gana, dice el refrán. El Súper TC 2000 apostó al cambio una vez más y el 7 de abril en Córdoba comenzará a escribir otro capítulo de su historia.